Publicidad

Las claves en la dieta de un futbolista

  • NOTICIAS
  • 16/11/2020 - 15:01
Las claves en la dieta de un futbolista

¿Qué alimentación lleva Araujo para ser el máximo goleador de la UD Las Palmas? ¿Cuántos carbohidratos ingiere Sergio Ruiz para realizar más de seis recuperaciones por partido? Son solo ejemplos de futbolistas, un colectivo que lleva una dieta estricta y rigurosa, y que según Movimiento Actívate, son clave para obtener el mejor rendimiento sobre el terreno de juego.

 

En un deporte tan físico como el fútbol, donde la agilidad y las habilidades de movimientos son tan importantes, o el contacto se produce en la mayoría de acciones, la alimentación es fundamental. A través de ella, los jugadores logran el equilibrio adecuado en su cuerpo. Cada detalle es clave, especialmente a nivel profesional. Llegar un segundo antes o después puede cambiar el resultado de una acción, que desemboca en el resultado final de un partido. Pero la alimentación no es igual para todos. Cada deportista tiene sus características propias y requiere de unos porcentajes diferentes. Por ello, la dieta en el mundo del fútbol es un aspecto muy personalizado. No obstante, hay una seria de criterios que son comunes a todos los futbolistas.

 

El fútbol es un deporte que implica mucho desgaste de energía. Cada partido es una carrera de fondo en el que hay momentos de máxima velocidad. El cuerpo se desgasta y se deshidrata, de manera que hay que proveerlo de los productos adecuados. En ese sentido, los hidratos de carbono deben constituir un porcentaje importante en la alimentación de un futbolista. ¿Qué tipo de alimentos se incluyen aquí? Hay mucha variedad. Verduras, pan, arroz, pasta, fruta, cereales. Aportan nutrientes que cargan rápidamente de energía al cuerpo, de manera que éste no pierde musculatura tras el gran derroche físico de un entrenamiento o un partido.

 

Esta dieta se completa con las correspondientes cantidades semanales de carne y pescado, que son una fuente fundamental de proteínas para mantener el máximo nivel deportivo. En el caso del pescado, la mayoría de productos son óptimos, pues apenas contienen grasas. Los considerados pescados blancos, como el bacalao o el rape, son los más recomendados en las claves nutricionales de un deportista. Con la carne sí que hay que hacer alguna diferencia y elegir aquellas que tienen menos niveles grasos. Es el caso del pollo, pavo o conejo. Contienen proteínas que ayudan a recuperar la masa muscular de forma correcta y rápida. Los lácteos deben ser desnatados y en esta dieta no hay que olvidar alimentos como los huevos, la patata o la miel.

Antes de realizar deporte de máximo nivel

Los carbohidratos son muy importantes, ya que si no se consumen en las cantidades mínimas adecuadas, esto se traduce en mayores niveles de cansancio que desembocan en un peor rendimiento. Es, además, el tipo de alimentación que debe consumir un futbolista antes de un partido, entre tres y cuatro horas previas al inicio. Se deben buscar, para este momento, alimentos que tengan bajos niveles de fibra o grasas. Los platos más recomendados son pasta, arroz o pavo.

 

Esta recomendación sirve tanto para los futbolistas como para cualquier otro deportista. Antes de practicar un deporte de máximo nivel, especialmente si es una partida profesional, hay que buscar productos ligeros como los citados, que garantizan la disposición de las fuerzas máximas para el momento de la actividad. Cuando el juego ha empezado y surge la necesidad de alimentarse, lo recomendable es consumir barritas energéticas, que son rápidas de consumir, muy digestivas y contienen los hidratos y las energías necesarias para recuperar rápidamente al organismo.

Periodos de descanso

El año de un deportista, independientemente del deporte practicado, vive diferentes etapas. Entre ellas, hay una que debe afrontarse con precaución y que es importantísima. Es el descanso por vacaciones cuando se trata de profesionales. El ejercicio físico se mantiene, aunque con niveles reducidos, pero la alimentación puede cambiar. Durante estas fechas no es necesario consumir tantas cantidades de carbohidratos debido a que el cuerpo derrocha menos energía. Durante estos periodos de descanso adquiere más importancia si cabe el hecho de llevar un seguimiento diario del peso y la masa muscular. Es habitual que en las fechas de descanso, los niveles varíen ligeramente, pero nunca deben hacerlo por encima de unas cantidades fijadas previamente por los profesionales de la nutrición.

 

Importancia de la hidratación

 

Si la alimentación de un deportista es fundamental para su rendimiento, la hidratación es otro aspecto clave que adquiere especial relevancia durante el desarrollo de la actividad deportiva. Los descansos pueden servir para refrescarse, sobre todo en meses de mucho calor. Las bebidas isotónicas, que son ricas en hidratos de carbono, ayudan a recuperar los niveles de líquidos y sales adecuados en el cuerpo. El consumo de este tipo de bebidas también es positivo después de la práctica del ejercicio físico. En esos momentos hay que escuchar al propio cuerpo, que pedirá lo que necesita y el jugador así lo entenderá.