Publicidad

Manolo el de Tacoronte

"No siento nada por ese equipo" (la Unión Deportiva)

  • VENTANA BLANQUIAZUL
  • 12/11/2020 - 12:42
"No siento nada por ese equipo" (la Unión Deportiva)

Deporpress.com. Dicen que el amor por unos colores es para siempre, pero existen excepciones. Una de ellas tiene como protagonista a un tinerfeño que, desde pequeño, sintió un profundo arraigo por los colores de la UD Las Palmas. José Manuel Rodríguez Melián, conocido cariñosamente como ‘Manolo el de Tacoronte', este lagunero natural de El Ortigal pero que vivió una parte de su vida en el norte de la isla -de ahí su apelativo-, ha renegado definitivamente de los colores amarillos. Una historia que tiene detrás un motivo aparente y consecuente. "No siento nada por ese equipo. No le deseo el mal, pero tampoco el bien [...] He pedido públicamente perdón al CD Tenerife y su afición". Pero antes, nos ponemos en contexto.

 

Manolo nos explica cómo su corazón se tiñó de color amarillo. "Mi primer viaje a Gran Canaria fue con motivo de un viaje de empresa de mis padres, allá por 1969. Eligieron dicho destino porque mi padre tenía allí a otro hermano haciendo la mili. Venía de El Ortigal, así que meterme en una capital como Las Palmas era como viajar del campo a Nueva York. Vi mi primer partido de fútbol en El Insular con 15 años. Aquel fue el año del subcampeonato de Liga, con diez titulares canarios: seis de Gran Canaria y cuatro de Tenerife, con figuras como José Juan, Gilberto I, Gilberto II y Martín II". Una época donde el CD Tenerife no invitaba a hacer afición. "Estaba en Tercera, pues no existía la Segunda B por entonces. Mucha gente viajaba hasta Gran Canaria para ver a los grandes: Barcelona, Real Madrid o Atlético de Madrid".

 


Tal era su fiebre amarilla, que en 1985 se hace socio por primera vez. "Costaba 6.000 pesetas -36€ al cambio- por un año en la grada de Tribuna". Quince años después, daba un paso más hacia adelante con la creación de la primera y única peña de la UD Las Palmas en Tenerife. "La llamamos ‘Los amarillos de Tenerife'. De hecho, teníamos la camiseta de la UD Las Palmas con su escudo, pero en la parte trasera estaba impresa la isla de Tenerife. Éramos de aquí, aunque nos reuniéramos en mi casa de Tacoronte para ver a Las Palmas". Curiosamente, la creación de la peña no tuvo mejor momento de inauguración: "Fue con motivo del único e histórico derbi canario en Primera División -ganaron 1-3 los amarillos-". Y cuando le tocaba de anfitrión, con el Heliodoro como escenario, "recibíamos en nuestra casa de Tacoronte a directivos y peñas del club". Tanto fue así que, de la muchedumbre, tuvieron que cortar un año las calles ante el tumulto de gente congregada en los alrededores.

 

Pasados los años y tras un desengaño personal "ya no sé cuándo juega ni cómo queda la UD Las Palmas. Si me entero, es a través del periódico o de la radio, pero no me interesa ni muestro interés. No siento nada por ese equipo. No le deseo el mal, pero tampoco el bien" (...) "He pedido públicamente perdón al CD Tenerife y su afición por mi devoción, gustos y sentimientos que he tenido por la UD Las Palmas, pese a tener a otro equipo de aquí", agrega Manolo. Ahora, su corazón comparte un doble motor en su vida: el fútbol y baloncesto de su tierra natal.

 

Más en Deporpress.com

 

Noticias relacionadas