Publicidad

Opinión

El Araujo de 2015 ha vuelto

  • EL OTRO PARTIDO
  • 18/10/2020 - 16:47
El Araujo de 2015 ha vuelto El abrazo de Aythami a Araujo; los jugadores del gol más célebre en la historia del Estadio de Gran Canaria (C. Torres)

Manuel Borrego


El dúo del gol más célebre cantado en la aún corta historia del Estadio de Gran Canaria se abrazó este sábado. Aythami (el de la chilena de Patalavaca) fue el último de los componentes en juego de la UD Las Palmas en felicitar a Sergio Araujo (el del remate en el segundo poste frente al Zaragoza). El Chino la había vuelto a armar en un estadio ahora sin público, esta vez con dos goles que clásicos suyos en 2014-15 cuando irrumpió de manera decisiva en la Segunda División y con la UD Las Palmas.


Araujo dejó claro antes de empezar a la Liga que esta vez venía por todas. Lo dijo con un mensaje potente, tan fuerte como cuando piso tierra canaria como préstamo de Boca Juniors. Y de las palabras ha pasado a los hechos, pasando ya a liderar la lista de realizadores del equipo amarillo.


El Chino se parece otra vez a aquel de 2015, que hizo enloquecer a toda la afición de la UD Las Palmas. Está poderoso en lo físico. La manera en que sacó del carril al primer defensa del Almería lo demuestra. Y tiene la pegada de un delantero ganador. El segundo gol frente al cuadro andaluz reafirma la confianza que tiene ahora en sí mismo.


Y hasta en la manera de manifestarse ante los micrófonos, vuelve a ser el niño malo que parece no haber roto un plato. Se quita méritos personales y le falta por decir otra vez que "nunca fui un goleador", mientras sigue sumando en las porterías rivales.


Este Araujo, ya en plena madurez vital, está llamado a ser el jugador diferente de toda la Segunda División esta temporada si (y sólo si) es capaz de mantenerse en el escenario actual: concentrado, peleón, participativo, solidario, potente, generoso y rematador. Todas esas cualidades están subrayadas en el expediente A del jugador argentino. Y por ese futbolista pagarían una fortuna, porque es capaz de despertar aficiones como la de la UD Las Palmas o las del AEK Atenas, ambas apasionadas con aquellos que no les fallan.


El Araujo de 2015 está de nuevo en Gran Canaria. Ya le hemos visto; compañeros y aficionados lo están disfrutando. Hay que ‘convencerle' para que sea leal a sus palabras y no escuche al éxito impostor. Ya le demostró que no es buen compañero de viaje.