Publicidad

Política mordaza y una historia interminable

Expulsión, penalti, expulsión, penalti, expulsión ... La UD entra en bucle en el inicio de la Liga, pero 'ni pío' sobre los arbitrajes por el temor al artículo 100 del Código Disciplinario

  • ENTRE BASTIDORES
  • 13/10/2020 - 11:05
Política mordaza y una historia interminable La roja de Ais Reig a Alex Suárez, ante la sorpresa de Lemos y Aythami (UDLP.es)

B. Pérez


Un nuevo escenario añadido en el trabajo de los técnicos (y para todo el tejido interno de los clubes): No se puede enjuiciar la labor arbitral o del VAR en público. Los equipos de la Liga Profesional recibieron esta temporada una circular en la que se advertía de tal circunstancia, rescatándose la norma de no hablar del tercer equipo de los encuentro. Incluso los medios oficiales de los clubes están expuestos a esta advertencia. Por eso las palabras de Alvaro Cervera, entrenador del Cádiz, después del penalti escamoteado a su equipo frente al Granada le han supuesto un expediente sancionador federativo, por ejemplo.


El artículo 100 bis del Código Disciplinario de la RFEF es el que atiende esta ‘recomendación', con sanciones que van de 4 a 12 encuentros y multas de hasta 3000 euros. A esa sanción se expone Cervera.

 

La cobertura a las decisiones arbitrales es absoluta, tras un par de años de alteración añadida con las polémicas que incorpora la propia sala VAR. Pero no escapan al entendimiento algunas cosas que van ocurriendo durante la campaña ya en marcha. Las Palmas se pone al frente en número de expulsados (tres en cinco partidos) y vuelve a tener en rojo los penalties en contra (dos en la misma cantidad de jornadas). La secuencia expulsión, penalti, expulsión ... ha entrado en bucle. Y Pepe Mel no ha podido pasarla por alto, pese a la recomendación (entre comillas) de la RFEF. En vez de hacer un reproche al gremio arbitral, en esta ocasión habló de la necesidad de mejorar la propia Unión Deportiva para evitar tantas tarjetas rojas.


Se refirió a la jugada de La Rosaleda donde Alex Suárez fue expulsado directamente por el valenciano Ais Reig. Los gestos de los futbolistas grancanarios en el campo explicaban la sorpresa de una decisión de la que no se puede decir ‘ni pío'.

 

Ya le preguntaban en la víspera del partido por el colegiado asignado. Sorteó Mel la jugada con cintura, como cuando era delantero. Y después también lo hizo tras el pitido final y las consecuencias de un partido que obligó a Las Palmas a jugar cincuenta minutos en inferior numérica.

 

Y aunque ya no se podrá actuar como antes sin posibles consecuencias ante Competición; el fútbol mantiene su memoria.

 

Del propio Ais Reig, tras expulsar a De la Bella frente al Cádiz y decir en el acta que el entrenador le comentó un ‘¡qué malos soios!', Mel había respondido.: "Lo que dice el árbitro en el acta es mentira". En ese arbitraje, el capitán Aythami Artiles llegó a decir que "espero que Ais Reig no vuelva a pitarnos nunca (...) Nos hablaba con chulería y falta de respeto".


Y estos tramos de Liga tan adversos con expulsiones y penalties en contra, también otros amarillos valoraron así:

 

"Para nosotros, tarjetas; para ellos, advertencias. La expulsión de Aythami la veía venir", tras el UD-Racing de la pasada temporada.

 

"No opino del arbitraje porque acabo en comisaría", dijo también Mel frente al CD Tenerife en el Heliodoro.

 

También, en temporadas recientes, otros actores de la UD Las Palmas no pudieron morderse la lengua:

 

Manolo Jiménez, en octubre de 2018, tras jugar con el Almería: "El árbitro nos ha machacado con sus errores" (...) "Ya hemos perdido 8 puntos por decisiones arbitrales y sin el VAR", tras el 2-3 frente al Mallorca.

 

Dani Castellano, en marzo de 2019: "Estamos dolidos con los arbitrajes que ha recibido el equipo. Pero no podemos hacer nada".


Juan Cala, misma fecha: "Hoy, dos penalties que no nos pitan, como también ocurrió en Almería, Tenerife o Mallorca ... No sé qué hacer, pero nos están perjudicando. No nos respetan; parece que no quieren que la UD suba".

 

Son sólo unas muestras de botón que en 2020-21 ya son historia. Porque la exposición al castigo es innegable.


Sin embargo, tras las palabras con vocación correctiva de Mel hay un historia que se hace interminable. Una de las razones también del por qué Las Palmas tiene menos puntos de los que merece en el campeonato: el actual y otros. Pero hace bien en aceptar la norma mordaza porque


Codigo disciplinario. Artículo 100 bis.

Lo que señala el artículo sancionador en caso de valoraciones arbitrales o del VAR:

 

"La realización por parte de cualquier persona sujeta a disciplina deportiva de declaraciones a través de cualquier medio mediante las que se cuestione la honradez e imparcialidad de cualquier miembro del colectivo arbitral o de los órganos de la RFEF; así como las declaraciones que supongan una desaprobación de la actividad de cualquier miembro de los colectivos mencionados cuando se efectúen con menosprecio o cuando se emplee un lenguaje ofensivo, insultante, humillante o malsonante, serán sancionados:


Tratándose de futbolistas, técnicos, preparadores físicos, delegados, médicos, ATS/FTP, ayudantes sanitarios o encargados de material, de cuatro a doce partidos de suspensión y multa en cuantía de 601 a 3.005,06 euros. - Tratándose de directivos, clubes o cualquier otra persona o entidad, con multa en cuantía de 601 a 3.005,06 euros".