Publicidad
Publicidad

La previa

Lluvia de incógnitas en la apertura de la Liga

  • CRÓNICAS
  • 11/09/2020 - 16:05
Lluvia de incógnitas en la apertura de la Liga

Manuel Borrego


Los interrogantes propios y los que genera el experimentado rival del primer día, el CD Leganés. También la incertidumbre de la preparación realizada, la falta de partidos de rodaje, el rendimiento de los refuerzos bañados en juventud, la respuesta ante las altas teóricas temperaturas, ... El nuevo sistema o los añadidos del estilo incorporados con nuevos futbolistas o conceptos. Todo lo que rodea al partido de Butarque, este sábado, genera inquietud. Pero ...


... También hay mucho interés en ver a la nueva UD Las Palmas en el inicio de la Liga, posiblemente ante uno de los adversarios que están llamados a ser candidatos por su reciente condición de equipos de Primera. A esas ganas hay que añadir la ilusión, "el hambre de éxitos" como ha definido el entrenador Pepe Mel de los componentes de la plantilla que ha desarrollado la puesta a punto en Barranco Seco.


Y a todo ello hay que añadir la incertidumbre de las ausencias. Porque es la UD el equipo que comienza con ellas. Los dos jugadores-ancha (definición también de Mel) no están. Javi Castellano, aún en su situación personal contra los positivos de coronavirus, mientras Fabi González fue baja de última hora por lesión. En ese puesto clave hay una interrogación, acercándose a él el galo Loiodice aunque con otras alternativas disponibles, quizá con menos minutos de experiencia de los ausentes.


El debut ante el Leganés también es el primer examen para los delanteros del equipo. Ausente Araujo tras su reciente reincorporación (el otro caso Covid19 de la pretemporada) podría ser Edu Espiau el jugador sobre el que recaerá esa responsabilidad más avanzada. Claudio Mendes dejó pocas pero muy buenas sensaciones en los dos partidos de preparación.


Porque todo lo demás está por ver, con la esperanza de empezar sumando y alimentar con puntos ese nuevo horizonte que empieza por llegar a la frontera de la tranquilidad. Lejana sí; pero imposible, no.