Publicidad
Publicidad
  • Publicidad

El CSD exigirá a los clubes un responsable de control de protocolo y otro de higiene

  • MÁS
  • 29/08/2020 - 07:21
El CSD exigirá a los clubes un responsable de control de protocolo y otro de higiene

B. Pérez

 

Varias informaciones sitúan la próxima semana, comienzos de septiembre, como posible fecha para ver la luz el protocolo del Consejo Superior de Deportes está elaborando para la vuelta de las competiciones no profesionales.


El texto de esta nueva herramienta, que está basada en la autorresponsabilidad y también el sentido voluntario de los protagonistas, recoge exigencias de difícil cumplimiento o elevados costes. El control a través de las numerosas pruebas médicas de la pandemia es un claro ejemplo de ello.


Pero además se añade una nueva figura en los clubes amateurs, que podría tener funciones paralelas a las que realiza el inspector de la Liga Profesional con los 42 clubes de aquella órbita. Nace el que se denominará Delegado e Cumplimiento de Protocolo (DCP), una persona sobre el que recaerá la custodia de la autorresponsabilidad del resto.


Para la elección de ese puesto vital en la vuelta a las competiciones federativas, el CSD pide que el club ha de asegurarse que se trate de alguien con el suficiente prestigio y autoridad dentro del equipo. Porque ha de garantizar que todos los integrantes del club cumplan las obligaciones establecidas (basadas en el distanciamiento -cuando no aislamiento- social, higiene, controles médicos, ...). Y, además, asumirá la responsabilidad sobre los diversos equipos del mismo club.

 

Estas funciones han de ser coordinadas también con otra figura que emerge en el protocolo: el Responsable de Higiene (RH). Relata el CSD que debe poseer conocimientos específicos y prácticos sobre el estadio o pabellón, además de su propio funcionamiento. Su responsabilidad será revisar los principios operativos del Protocolo con las autorizaciones locales pertinentes. También debe asegurar de que se apliquen correctamente en las instalaciones todos los principios, recomendaciones y medidas de higiene que se han establecido. Completa su labor con el conocimiento actualizado de todas las medidas locales vigentes y la situación epidemiológica de la localidad. Además, es el responsable de implementar el protocolo en la entrada del pabellón o estadio, controlando la temperatura y el estado de salud de todas las personas que accedan a la instalación. Y vigilar que se complete un formulario "de control epidemiológico centralizado".


La tercera figura que se obliga para la vuelta a su nueva normalidad es la de un Jefe Médico (JM), aunque es función de cada federación deportiva española. Será el responsable de coordinar a los médicos de los clubes o de las competiciones. Será necesario elaborar un control de incidencias sanitarias a todos los niveles y reportarlo a las autoridades competentes.


Lo que no se refleja en el texto del protocolo es quien cubre los gastos que origina una maquinaria tan compleja para el deporte amateur.

 

Noticias relacionadas