Publicidad
Publicidad

Opinión

Moleiro y la fábrica tinerfeña de 'enganches'

  • EL OTRO PARTIDO
  • 14/08/2020 - 11:09
Moleiro y la fábrica tinerfeña de 'enganches' Alberto Moleiro, con su mentor en Las Palmas Atlético, Juan Manuel Rodríguez (C. Torres)

Manuel Borrego


Cuando a nivel privado se realizan preguntas a los especialistas técnicos de filiales de la UD Las Palmas sobre determinados jugadores en emergencia, hay miradas y silencios contenidos que delatan la satisfacción del trabajo que están realizando los captadores del club en otras islas.


En ese caso estaba Pedri González el pasado verano de 2019, incorporado desde el juvenil al equipo profesional por la vía directa, sin hacer escalas. Convenció de tal manera que no hubo necesidad de hacer pruebas. Y al FC Barcelona le bastaron pocos argumentos en los amistosos de pretemporada para ejercer la compra de un jugador que ya apunta a su primer equipo. A partir de ahí, la apertura de ojos de los distintos selecciones de la RFEF. Así es la tierra de oportunidades que presenta el fútbol: en apenas un año y unos meses, pasó Pedri de lamentar con lágrimas no haber logrado el título de la HD juvenil a ser ahora aspirante a debut en la Primera División con un club tan laureado. Y aún con 17 años en su DNI.


Como siempre insistimos, detrás de un apuesta como la de Pedri hay muchas personas que quedan en el anonimato. Pero vale esta introducción para valorar la producción del fútbol tinerfeño en posiciones de medias puntas, esos enganches que llaman en el Cono Sur de América. Para muchos técnicos, la posición de Pedri en un campo de juego es libre, desprendido de las espacios más reducidos de las bandas. Sin embargo, su talento le permitió en Las Palmas sólo mostrar (casi diríamos adivinar) lo que es capaz de hacer con un balón y espacios para buscar compañeros o el remate.


Pedri tuvo un despertar temprano. Y en esa particular fábrica de futbolistas tinerfeños con buen gusto ofensivo en la media punta también podemos incluir otro de los recientes descubrimientos, Kirian Rodríguez, casi ya una confirmación tras haber dado un paso al frente en el último mes y medio de competición. Le ha costado más encontrar ese cimiento en el primer equipo. Pero es algo que también le había ocurrido en Las Palmas Atlético en Segunda B. El club entonces recomendó un paso atrás, a Las Palmas C, para luego convertirse en un futbolista tan determinante en el primer filial que su salto a profesional sólo fue cuestión de tiempo. Si ha modificado su fútbol desde entonces ha sido para mejorarlo.


Ahora irrumpe en la escena Alberto Moleiro, otro jugador de la escuela del CD Sobradillo que tiene su obsesión en el juego cerca del área. Su nombre cobra fuerza en la pretemporada, aunque en realidad se integró al proyecto amarillo desde los 15 años de edad.


Pepe Mel pudo observarle en el amistoso invernal que Las Palmas disputó ante el Teror Balompié, con motivo de la inauguración del nuevo césped del estadio de la villa mariana. Fue esa la primera toma de contacto directo, aunque en realidad estaba llamando a las puertas de la Segunda B con varias presencias en Las Palmas Atlético.


Los tres tinerfeños tienen características físicas distintas. Moleiro es el de menor estatura, pero con el balón y ante rivales de mayor empate físico y experimental tiene la virtud de sorprender. En la UD Las Palmas creen que pronto será capaz de llenar por sí mismo titulares informativos de gruesa tipografía.


En el club, que no se desprende de la austeridad económica actual, viven el momento con la misma ilusión de hace un año ... La virtud de la entidad no sólo está en poseer un técnico que afronte el reto del fútbol profesional con valentía, sino el disponer de otros especialistas visionarios que se percataron del potencial antes de que emergiera. En la combinación de ambas acciones está la verdadera llave y el por qué.

 

"Bien por ellos, pero vienen más", anuncian con la boca pequeña.

 

Noticias relacionadas