Publicidad
Publicidad

"Mi hermano está más vivo que ustedes"

Teodoro Fernández se toma con buen humor la oleada desatada tras publicarse en el mayor diario de Mendoza una esquela con la falsa noticia de su 'despedida'

  • NOTICIAS
  • 04/08/2020 - 08:07
"Mi hermano está más vivo que ustedes" Teodoro Fernández, en la actualidad, y a la derecha la esquela publicada en Mendoza que ha desatado la gran confusión (C. Torres)

Manuel Borrego


No pensaba Teodoro Fernández (72) que en esta etapa de su vida iba a gozar de una popularidad tan inesperada. Porque lo que le ha ocurrido al ex jugador argentino de la UD Las Palmas, el recordado héroe de Bratislava, lo define como "un ataque por tierra, mar y aire; por la prensa escrita, por radio y televisión" de su querido paisanaje de Mendoza (Argentina).


Y sucedió que el pasado 30 de julio se publicaba en el Diario del Cuyo una esquela suya, que nos ha remitido a la redacción de Tinta Amarilla un amable lector de aquella localidad argentina. La publicación despedía a Teodoro Fernández con la siguiente nota: "Teodoro Fernández (Katinga). Falleció el 30 de julio en España. Comisión Directiva y Socios del Club Atlético Villa Victoria despide al gran Katinga, quien fuera jugador de nuestra Institución a la cual defendió con orgullo y corazón. Te fuiste a España para seguir demostrando la calidad como futbolista y persona. Acompañamos a su familia en este momento de dolor".


A raíz de ese día, el aluvión. Aunque en realidad Teodoro Fernández sigue en su residencia de Tenerife y confiesa a Tinta Amarilla que todo fue un error del que desconoce su origen. "Pero es que, además, la esquela se publica en el periódico de mayor calado de Mendoza. Y desde ese momento no he parado de recibir llamadas de amigos que han querido saber de mí. A todos les he dicho que me encuentro con buena salud. Supongo que en estos tiempos hay mucha sensibilidad con estos temas".

 

Me extrañó no ir a mi velatorio


Quien conoce a Teodoro Fernández sabe que esta falsa noticia en realidad le da más vida. Porque es un alma con un espíritu juvenil, eterno bromista y contador de anécdotas. Las que se están produciendo en las últimas horas como consecuencia de su falso sepelio en España no cesan. "Lo que más me extrañó es no haber ido a mi velatorio", nos comenta con tono jocoso.


Explica que el Club Atlético Victoria no está en su expediente deportivo conocido porque "es el club donde yo me inicié. Un club modesto, de barrio, donde comencé a jugar al fútbol cuando era niño. No sé cómo pudo llegar a Mendoza una noticia así", comenta. "El presidente del club es un amigo de la infancia. Sé que hicieron la nota de corazón, pero estoy muy vivo. La esquela sale en el periódico más grande de San Juan. Y desde entonces empezamos a recibir llamadas de nuestros conocidos, algunas de madrugada".


El desmentido llegó incluso al Canal 7 de Mendoza, cuando "me llamó el periodista Sergio González. Y pronto comprobó que todo aquello no era verdad ... Para colmo, tengo una sobrina que trabaja en el Diario de Cuyo. Pero no estaba cuando se publicó la esquela. De inmediato se dio cuenta del error que habían cometido al divulgarla".


"No te puedes imaginar cómo ha sido esto el fin de semana", añade. "A mi hijo Jonay lo llamaban para darle el pésame. Y tenía que decir: pero si mi padre está aquí, a mi lado. Yo tenía que contestar que estaba vivo. Y a alguno le costaba creérselo" (risas). "¿Pero estás bien de verdad?, ¿seguro Teo?, me decían. Son tiempos donde existe mucha sensibilidad con estas cosas".


Entre esas llamadas, "la de mi hermano Tito, a las tres de la mañana, al comienzo de todo. Me dijo: Ha pasado una noticia que no me voy a molestar. Y cuando hablamos un rato, añadió también con ironía: La verdad Teo, eres como Jesús porque resucitaste al tercer día".


Entre sus allegados y ex compañeros de la UD Las Palmas, sólo Noly conoce este hecho. "Se partía de la risa. Mi hermana fue la que peor lo pasó, porque ha ido a los medios de información para pedir rigor en las informaciones, que comprueben las noticias. Les dijo: Mi hermano está más vivo que ustedes".

 

Pero, no; el gran Teodoro Fernández sigue con su corazón amarillo latiendo y esperanzado: "Y dime, ¿cuándo comienza el equipo? ...".