Publicidad
Publicidad

La previa

Y el primer objetivo puede convertirse en meta volante

  • CRÓNICAS
  • 23/06/2020 - 16:49
Y el primer objetivo puede convertirse en meta volante

Manuel Borrego


La UD Las Palmas acude al partido del Carlos Belmonte, frente al Albacete, con credenciales de fiabilidad -blindaje defensivo y rentabilidad máxima de los goles marcados-, en clara maniobra de aproximación a su primer objetivo. La permanencia, de seguir en esta línea, pronto se puede convertir en meta volante para el equipo de Pepe Mel.


Porque ya lo pronosticó uno de sus capitanes: "Si somos los mejores de la ‘nueva Liga' podemos aspirar a cosas bonitas" dijo De la Bella en pleno confinamiento del equipo.


Tenía el defensa zurdo buenas sensaciones entonces, que se han traducido en un empate y dos victorias. Las Palmas, además, está a 26 minutos de superar el mejor registro defensivo de la era Pepe Mel, quien alcanzó el pasado fin de semana su medio centenar de encuentros oficiales en el banquillo.


Albacete es una puerta interesante para el conjunto gracanaria. Si la aborda y traspasa con éxito, estará muy cerca de los puntos que la teoría precisa para la permanencia. Y, además, frenará a otro rival directo en la consolidación de la categoría.


El equipo manchego es un rival rocoso, pero no menos problemas también lo puede representar el calor de la zona en pleno verano ya. Hasta el propio Lucas Alcaraz, entrenador local, se ha quejado si bien en esta ocasión la Liga coloca el partido en la frontera última del día. Las previsiones de temperatura son altas, pero el problema se comparte.


Las Palmas tiene la obligación de cambiar el once -Fabio y Aythami se quedan fuera por sanciones-. Es una obligación y una necesidad, para que las piernas de todos los actores amarillos estén al nivel requerido.


Rendir en esta Liga exprés encuentra argumentos en la respuesta física y también en la anímica. La moral de Las Palmas está ahora como posiblemente no estuvo antes durante la temporada, al menos tras la marcha de Jonathan Viera. La confianza crece, los puntos regresan, ... y hay ganas de soñar. Porque aún siendo una miniliga, victorias de tres puntos dan para mucho.

 

Noticias relacionadas