Publicidad
Publicidad

Opinión

El fútbol y el escaparate de la responsabilidad

  • NOTICIAS
  • 11/06/2020 - 21:02
El fútbol y el escaparate de la responsabilidad Antes de empezar el Sevilla-Betis, un emotivo minuto de silencio en el Pizjuán (La Liga)

Manuel Borrego

 

Basta sólo acudir a la vía pública de muchas de nuestras ciudades en fase 3 para comprobar que un grupo importante de la ciudadanía desprecia el riesgo, no tiene en valor la posibilidad de un rebrote de la pandemia que ha puesto patas arriba al país o al planeta. Y también en los mismos escenarios se percibe que otra fracción de nuestra sociedad, en cualquier rincón del país, sí asume las precauciones aconsejadas, evitando colocarse en el alambre.


La vuelta o no del coronavirus a nuestras vidas no depende de si abren o cierran las gradas de un estadio, la plaza de toros, un teatro o un café. Ahora mismo depende más de la responsabilidad de la propia ciudadanía, que debería conocer mejor a este enemigo que cuando todo comenzó en marzo, febrero, enero o en octubre pasado. A saber cuándo.

 

El deporte profesional ha regresado a España al fin. "Volver es ganar" apunta la patronal que preside Javier Tebas, de momento con la razón en su poder ante los que decretaron el cerrojado. El fútbol lo está haciendo con una responsabilidad general que no tiene reflejo en lo que se observa en otras actividades. La Liga lo ha pensado todo porque está en un escaparate potente: es para muchos el reflejo social.


La puesta en marcha del campeonato, que se ha iniciado con un insólito derbi andaluz sin ambiente popular, es una de las noticias esperada. Y es una oportunidad magnífica para que el fútbol transmite el orden, la prudencia y la vuelta a la vida con nuevos valores en las relaciones humanas. Y pronto quiere tener la oportunidad de demostrar que, con un protocolo riguroso, también se puede recuperar el aliento que ha desaparecido desde el 13 de marzo.


Esa parte de la sociedad que sigue despreciando al bicho debería captar el mensaje. Va camino de medio millón de personas desaparecidas, en números oficiales. El fútbol ha regresado porque tiene sus propios intereses. Pero también la misión de demostrar que el orden ganará esta batalla.

"Hay que volver a salir sin miedo, pero no de cualquier manera". Es lo que ha hecho el fútbol en este lado de Europa, mientras en Francia se rasgan las vestiduras.