Publicidad
Publicidad

Ejemplo de resiliencia

Pérez: el debut del portero que esperó 1669 días

  • AMARILLOS DE SIEMPRE
  • 07/06/2020 - 11:25
Pérez: el debut del portero que esperó 1669 días Juan Antonio Pérez (Archivo: N. Rodríguez)

Manuel Borrego


El portero grancanario Juan Antonio Pérez (21 de septiembre de 1952) es, sin duda, un icono para la cantera del fútbol de las islas. Su perseverancia, las ganas de triunfar, fueron incuestionable. Y así Pérez deja un registro que puede pasar por plusmarca récord al menos en el club amarillo: Entre su primera convocatoria (12 de febrero de 1975, frente al Tenerife en Copa) hasta su primer partido oficial (8 de septiembre de 1979, contra la Real Sociedad en Liga) transcurrieron 1669 días o casi 4 años y medio. En ese tramo pasaron por el banquillo de la UD Las Palmas cuatro técnicos: Pierre Sinibaldi, Heriberto Herrera, Roque Olsen, Miguel Muñoz y Antonio Ruiz (el técnico de su estreno).


Pérez, gran valor del Aficionado amarillo, despuntaba desde su juventud. El único pero en su camino era el gran portero que se adueñó de la titularidad en aquella época: Daniel Carnevali. De hecho, el meta argentino conserva también su propia plusmarca en la UD Las Palmas, al haber disputado 134 partidos oficiales consecutivos (104 en Primera, 26 de Copa y 4 más de la Copa de la UEFA). Y en ese tránsito, Pérez y Catalá fueron sus habituales compañeros en la reserva.


Juan Antonio Pérez debutó como profesional amarillo con 27 años cumplidos. Lo hizo en Atocha, frente a la Real Sociedad. Y ahí conserva otro dato de difícil repetición. Porque al minuto de juego encajó el único y solitario gol de la tarde donostiarra, obra de Santi Idígoras. El partido quedó 1-0.


Desde entonces, durante ocho temporadas Pérez fue el habitual primer nombre en la portería de la UD Las Palmas, con un ascenso a Primera (1984-85) en su curriculum. Y de esas actuaciones en Primera, Segunda y Copa se convirtió en el portero con más actuaciones oficiales en el club amarillo (276), por delante de Pepín (258, dos etapas), el propio Carnevali (230) y Manolo López (225, dos etapas también).


El adiós de Pérez, antes de firmar por el Logroñés, se produjo ante el Atlético el 2 de junio de 1987. Su gran registro se mantiene y es un ejemplo para los admiradores de personajes resilientes.

 

Noticias relacionadas