Publicidad
Publicidad

Efemérides

Carnevali y Arconada se miran a los ojos a 11 metros

El 5 de junio de 1976, dos de los porteros más influyentes de la Liga se midieron en una tanda de penalti con saldo a favor donostiarra

  • SABÍAS QUE ...
  • 05/06/2020 - 11:04
Carnevali y Arconada se miran a los ojos a 11 metros Daniel Carnevali, en una pose fotográfica para Tinta Amarilla (C. Torres) Codigo Video:

Manuel Borrego

 

5 de junio de 1976. Cuartos de final de la Copa. Estadio de Anoeta. Ese día, a eso de las once de la noche, se produjo un hecho sin precedentes hasta ese momento en el expediente deportivo de la UD Las Palmas. Su portero titular, Daniel Carnevali, se situaba en una tanda de penaltis frente al rival oponente, Luis Miguel Arconada (21), ya entonces portero emergente y pieza básica en la Real Sociedad.

 

Donostiarras y grancanario habían resuelto una amplia batalla con resultado en tablas: 3-1 en el Estadio Insular y 2-0, ese día, en la vuelta disputada en el Atocha. El pase a las semifinales estaba abierto cuando en la tanda de penaltis, dos de los mejores porteros de la Liga se cruzaron miradas a sólo 11 metros de distancia. Era el penalti decisivo que pondría al equipo vasco en posición de victoria:


"No recuerdo el motivo por el que lancé el penalti", revivió Carnevali a los lectores de Tinta Amarilla. Entonces era un portero experto, mundialista y de reconocido prestigio ya entre la afición española. "No era el único que había ejecutado en mi carrera, porque antes lo había hecho Argentina. Aunque fue en divisiones inferiores y en Rosario Central".


Sin embargo, Carnevali se colocó frente al balón y el quinto lanzamiento de la serie amarilla tuvo este desenlace: "Lo tiré a media altura, pegado a la izquierda pero Arconada voló y lo desvió. Y ahí se acabó todo en la eliminatoria".


Ese fue un penalti histórico en el club grancanario, aunque no tuvo el desenlace esperado. Arconada ya daba mucho que hablar por sus cualidades, sus reflejos tan notables. Antes de ese momento, el meta vasco ya había desviado un balón a Federico Páez en el segundo de los lanzamientos isleños. Y tuvo la suerte también a su favor porque otra pena máxima ejecutada por Noly golpeó en el poste y se alejó de su portería. Carnevali había respondido rechazando un disparo a Uranga. Sin embargo el triunfo final fue 3-2 para la Real Sociedad, que no necesitó emplear el quinto lanzamiento. Murillo, Cortabarría y Muruzábal habían marcado. Por la UD, Germán Dévora y Teodoro Fernández.


A modo de recordatorio, Las Palmas había ganado 3-1 en casa con tantos de Páez, Fernández y Verde, mientras Satrústegui redujo distancias. El 2-0 de la vuelta se materializó con goles del dúo Satrústegui e Idígoras. Entonces no había valor doble de los tantos visitantes y el 3-3 global dio paso a los penalties.

 

"La Real Sociedad y el estadio de Atocha no se nos daba bien. Tenía buenos jugadores, pero su fútbol directo era muy incómodo para la Unión Deportiva, con sus delanteros fuertes en lo físico. En la Liga, muchas veces nos encontramos aquel campo embarrado y en mal estado. Aquel día no fue así".


Se recordará más ese partido por el duelo de los porteros que por su desenlace. Las alineaciones fueron:


Real Sociedad: Arconada, Gaztelu, Uranga, Olaizola, Murillo, Cortabarría, Muruzábal, Diego, Satrústegui, Zamora e Idígoras. También jugaron Araquistáin y Amuchástegui


Las Palmas:
Carnevali, Martín marrero, Hernández, Noly, Roque, Estévez, Verde, Páez, Fernández, Germán y Rivero. También participó Juani

 

La segunda tanda de penalties

 


Aquella tanda de lanzamientos en Atocha fue la segunda que afrontó en su historial la UD Las Palmas. Ambas en Copa. Con anterioridad, en 1974, los amarillos eliminaron desde el punto de penalti al Sporting de Gijón (4-3 en el Insular). Porque en épocas anteriores, la igualdad se resolvía con un partido extra. Eso le ocurrió a Las Palmas en 1955, frente al Valencia, debiendo disputar el tercer encuentro en el estadio de Las Corts, de Barcelona, con derrota 4-1.

 

Esos duelos entre tan singulares porteeros, sin penalties, siguieron en la Liga durante las siguientes temporadas.