Publicidad
Publicidad

obituario

Fallece De la Rosa, el arquitecto que rescató a la UD de la Segunda B

Sus éxitos como director deportivo se prolongaron en Vecindario y Villa de Santa Brígida

  • AMARILLOS DE SIEMPRE
  • 06/05/2020 - 14:27
Fallece De la Rosa, el arquitecto que rescató a la UD de la Segunda B Pepe de la Rosa y el equipo que logró el ascenso en Elche en 1996 (C. Torres)

Manuel Borrego


El fútbol grancanario despide a primera hora de la tarde de este miércoles a Pepe de la Rosa Naranjo (Las Palmas de Gran Canaria, 29 de julio de 1950), el hombre de despacho que diseñó el equipo del ascenso a Segunda División A en 1996. También tuvo pasos exitosos como director deportivo de Vecindario y Santa Brígida, con sendos ascensos a la Segunda A y B respectivamente.


El fallecimiento de Pepe de la Rosa se produjo en Las Palmas de Gran Canaria tras una larga enfermedad que lo mantenía alejado del fútbol.

 

De la Rosa era hombre vinculado eternamente al Real Artesano, donde fue entrenador y ejerció como secretario técnico. "Club de donde salen los buenos", recuerda Pacuco Rosales para los lectores de Tintaamarilla.es.


Ya había estado antes en la UD Las Palmas dirigiendo a equipos de la base, "recuerdo", añade Pacuco, "que fue uno de los entrenadores en formación de Rubén Castro, por ejemplo".


Y en el año 1995, tras la tercera campaña de la UD Las Palmas en Segunda B, recibió De la Rosa el encargo del presidente Adrián Déniz para formar la plantilla que iba a sacar a la Unión Deportiva de aquella etapa tormentosa.


De la Rosa relevó en el cargo a Iñaki Sáez y, precisamente con Pacuco Rosales y Juan Manuel Rodríguez, comenzó a diseñar un gran conjunto que acabó con el ascenso en junio de 1996 en Elche.


Mantuvo en plantilla a algunos de los jugadores que ya habían mostrado valores con Iñaki Sáez, como Juan Eleder o Axier Inchaurraga, y fruto de sus gestiones llegaron los defensas Javier Espejo (Sporting de Gijón), Toni (Tenerife), Garmendia (Sestao), los centrocampistas Jaume (Espanyol), Angel Rodríguez (Córdoba), y los delanteros Eloy Jimémez (Elche) o Chili (Racing de Santander). "Tres personas analizábamos los fichajes y el visto bueno económico lo daba el consejero José Luis Cárdenes. Hicimos un equipazo".

 

"Pepe era un hombre bueno de verdad. Eso lo reflejaba en su trabajo y en las muchas relaciones humanas que estableció en su vida. Escuchaba, siempre tenía una respuesta serena, amigo fiel de sus amigos, nunca una mala palabra, ... Estamos muy tristes por la noticia de su muerte aunque sabíamos de su enfermedad", matiza Rosales.


Pepe de la Rosa tuvo una segunda etapa en la UD Las Palmas. La primera acabó cuando, tras lograr el paso a Segunda B, pasó a manos la entidad del grupo de Gerencia Deportiva. Colaboró sin embargo desde su posición en la confección de la plantilla de 1996-97, "aunque ya las decisiones de fichajes no eran suyas. Pero fue fiel al club en su labor de gestión deportiva".


El segundo ciclo dentro de la secretaría técnica se produjo tras el descenso a Segunda A. Este retorno se produjo después de la temporada 2002-03, tras el paso por la dirección técnica de Manolo Torres. Recuperó De la Rosa a Juan Manuel Rodríguez entonces como primer entrenador del equipo, pero tras la destitución de éste y la llegada de David Vidal, Pepe de la Rosa optó por dejar la entidad al no sentir que su labor estaba respaldada. Se había confeccionado entonces un equipo plagado con jugadores de cantera, en una situación de crisis extrema gravedad que llevaba a la UD Las Palmas en dirección al concurso de acreedores.


Sus siguientes logros deportivos se produjeron en el Vecindario, con el ascenso a Segunda A en 2006. Era también entrenador Pacuco Rosales y De la Rosa confeccionó un equipo plagado de jugadores canarios y algunos refuerzos que dieron notable resultado con el célebre partido en el Ciudad de Valencia, ante el Levante.

 


Y en 2007, con Juan Manuel Rodríguez, había logrado colocar al Santa Brígida en la Segunda División B. En el club satauteño se mantuvo tres temporadas.


La colección de éxitos de Pepe de la Rosa son valorados en el fútbol local. En su labor profesional, De la Rosa trabajó en un despacho de notaría hasta su jubilación.


Desde Tinta Amarilla expresamos a su esposa Milagros de la Luz, su hijo José de la Rosa y nietos trillizos Martina, Thiago y Teo, así como al resto de la familia, nuestro más sentido pesar en estos momentos de dolor.