Publicidad
Publicidad

Pifias en la UD, brillo en otros destinos

  • ENTRE BASTIDORES
  • 08/04/2020 - 11:29
Pifias en la UD, brillo en otros destinos Ceballos, Illesca, Bogliacino, Frutos, Randjelovic y David Rodríguez (Varios)

M.B.


¿Por qué unos jugadores no cuadran en equipos que lo contrataron como refuerzos y sí, en cambio, en otros destinos?. "No hay seguridad de que buenos futbolistas rindan y formen buenos equipos" decía con insistencia Radomir Antic, recientemente fallecido.


Ese tipo de misterios lo analizan las secretarías técnicas. Posiblemente todo está relacionado con la confianza, el ambiente y la dinámica competitiva de los equipos.


En la UD Las Palmas hay constancia de forma abundante de jugadores que no generaron de amarillo las ilusiones puestas en sus fichajes. Y también al contrario: sorpresas en las contrataciones, con rendimientos por encima de los presupuestado. De todo.


Luisinho Lemos, el primer brasileño en la historia del club grancanario, puede ser icono de estas decepciones que luego deslumbraron con otras camisetas. Cuando llegó a la UD ya era una gran figura en su país. Pero unos meses después de su estreno en España sintió melancolía, el saudade que alegaba. Al regreso volvió a golear con América y en Palmeiras, para ser luego traspasado al fútbol de Qatar donde hizo fortuna. Sin embargo, la afición amarilla no llegó a saborear profundamente a uno de los fichajes más importantes de cuantos se realizaron hace tres décadas.


En idénticos parámetros, Nicolás Frutos. El argentino apenas celebró un gol en la isla. Pero se marchó tras la aciaga temporada 2003-04 para luego deslumbrar en Gimnasia y Esgrima, Independiente y volver a Europa para triunfar en el Anderlecht: 56 goles en 96 partidos de la Liga belga.


Esa misma temporada jugó con Las Palmas el uruguayo Mariano Bogliacino, centrocampista que siguió los mismos pasos que Frutos. Pero todo un ídolo posteriormente en Napoli, especialmente, donde disfrutaron de su mejor fútbol.


En los años 80, el argentino José Luis Ceballos dejó que desear en su paso por la UD. Apenas tres partidos en España. Era jugador que procedía del Cruz Azul mexicano, donde había dejado referencias importantes. Pero Ceballos, tras su paso por la isla, explotó de nuevo en San Lorenzo de Almagro, con traspaso a Neza, Puebla -donde fue campeón de liga- y Atlas de Guadalajara.

 

O el delantero David Rodríguez, cedido por el Atlético en el año del ascenso a Segunda B. No mostró en Las Palmas lo que luego dejó ver en clubes distintos de España, especialmente en el Celta.


Otros expedientes grises en la isla fueron los del portero Ivan Randjelovic (luego 7 temporadas en el Estrella Roja), Rubén Darío Insúa (de puntillas por la isla para brillar en San Lorenzo, Independiente, Barcelona de Guayaquil y Deportiva Cali), Hernán Franco (destacando más tarde en Talleres de Córdoba e Independiente), Andre S. Linbaek (dos etapas en Las Palmas sin encajar, para luego brillar en Viking y ser traspaso al Molde), Bototo Illesca (chileno de efímero paso y futuro en Santiago Wanderes, Ferrocarril Oeste y Santa Fe de Colombia), ... un largo etcétera en el que también se podrían incluir jugadores canteranos.

 

En este último paso encontraríamos a Juanpe Ramírez, que decidió irse ante la falta de oportunidades. Hoy es un jugador notable en el Girona, el teórico equipo que espera a la UD en la vuelta al fútbol.

 

El momento, la vida propia y hasta el lugar de entrenamiento. Todos los pequeños detalles son importantes", insistía otro sabio serbio, Kresic.


Noticias relacionadas