Publicidad
Publicidad

Testigo directo del 57

"La gripe asiática no fue tan peligrosa como el coronavirus"

Felo Batista rememora el episodio de la gripe asiática que mermó las facultades de los jugadores de aquella UD Las Palmas

  • AMARILLOS DE SIEMPRE
  • 20/03/2020 - 11:38
"La gripe asiática no fue tan peligrosa como el coronavirus" Felo Batista (C. Torres)

M.B.


En 1957. Felo Batista (72) tenía 21 años de edad y era uno de los jugadores más jóvenes de aquella plantilla de la UD Las Palmas que resultó afectada por la gripe asiática.


Fue, en suma, testigo directo de ese episodio tan extraordinario y que puso a la Liga española en una situación incómoda, pero "no tiene comparación con lo que está pasando ahora con el coronavirus", recuerda desde su hogar en Las Palmas de Gran Canaria.


"Por supuesto fue un momento muy complicado para el club. Tanto en los partidos como local como en los viajes sufríamos algunas bajas. Pero esa gripe era diferente a lo que dicen de la actual. Yo no la sufrí, no la recuerdo en mi caso aunque sí en mis hermanos. Tenían fiebre, tos y un enorme decaimiento", matiza. "Pero no era peligrosa como la actual aunque anulaba la voluntad de las personas".


Felo respalda las palabras del entrenador del equipo amarillo Ignacio Urbieta, valorando que los entrenamientos ya eran complicados por la ausencia de compañeros. "Apenas jugaban los teóricos titulares y yo mismo participé en algún viaje, como el de San Sebastián, porque faltaban los titulares. Las goleadas que recibimos eran tremendas, el rendimiento del equipo no era el esperado".


Recuerda que "las gradas del Estadio Insular estaban bastante vacías. Cuando había partido de Primera División siempre se llenaba. Pero en esa etapa de la gripe asiática iba poca gente. Era triste mirar a Las Arenas y no ver a nadie en la loma". Porque "afectó de alguna manera a todos. Las Palmas de Gran Canaria no era una ciudad tan enorme como lo es ahora. Pero sus calles estaban vacías y la gente se cuidaba de la enfermedad. Fueron momentos muy duros".


Pero pasaron con el tiempo. "Vino Molowny al banquillo, que era compañero entonces como jugador. No había jugado porque desde el verano tenía una lesión de abductores, con recaídas. El equipo reaccionó coincidiendo con la desaparición de la enfermedad. Al final quedó como un recuerdo aunque pasamos momentos delicados. Insisto, nada que ver como lo que estamos viviendo en la actualidad. Tenía previsto irme a Sevilla (donde tiene residencia), pero de casa no me muevo".

 

Noticias relacionadas