Publicidad
Publicidad

La previa

Un encuentro en cambio de ciclo

  • CRÓNICAS
  • 18/01/2020 - 16:37
Un encuentro en cambio de ciclo

Manuel Borrego

 

El partido de Santander marca un cambio de ciclo en la UD Las Palmas. No ya por las secuelas que ha podido dejar la derrota frente al Zaragoza, rompiendo algunos cálculos de mayor optimismo. Sino porque también a él acude el equipo con la confirmación de la marcha de otro de los teóricos pilares del proyecto: Sergio Araujo.


Pepe Mel confesó que no puede retener a un jugador que ha pedido salir cedido en el mercado invernal. Tanto esperar por Araujo, cuidando para recuperarle del contratiempo de la lesión, y finalmente no estará de amarillo en el momento cumbre de la campaña. Él y, muy probablemente, Jonathan Viera.


Ellos eran en teoría dos de los mecanismos ofensivos más importantes de la plantilla. Sobre Viera y Araujo se había confeccionado un bloque que ahora debe reinventarse camino de visitar al Racing de Santander.


Y ese cambio de ciclo también trae el aliciente de la vuelta de Rubén Castro, el finalizar que no ha estado en competición desde la quinta jornada del campeonato. Los goles de Rubén o de sus compañeros son los que dan sentido a todo lo demás.


Por eso, la visita al actual colista de la clasificación es un libro con hojas en blanco para la UD Las Palmas. Porque vuelve Pepe Mel a reedificar un bloque -que en teoría no una idea- para que las buenas sensaciones de la primera vuelta. Al menos, tiene que encontrar soluciones para aquella parte del juego donde Viera y el propio Araujo debieron ser futbolistas importantes.


Pero, además, el encuentro de El Sardinero requiere máxima atención para los amarillos en el intento de recuperar la buena dinámica, la de las victorias, que ha vuelto a extraviarse ahora desde hace cuatro jornadas. Y todo ello con el aliento del Tenerife ya en las proximidades de Gran Canaria. Que todo cuenta, incluso la cara con la que se llega al partido de los partidos.

 

Porque el cambio de ciclo también ha de ser anímico.