Publicidad
Publicidad

La previa

Prohibido hablar de Jonathan Viera

  • CRÓNICAS
  • 03/01/2020 - 15:02
Prohibido hablar de Jonathan Viera

Manuel Borrego


Las trayectorias en la primera vuelta de Fuenlabrada y UD Las Palmas no fueron similares, pero ambos comparten la misma idea en la línea de salida de la recta final: los innegociables 50 puntos lo antes posible pero cambiar el discurso si queda tiempo.


Los amarillos, además, inician un nuevo ciclo sin Jonathan Viera, que ha sido el motor ofensivo y anímico durante ciclos de este primer tramo de la Liga.

 

En vísperas al partido los dos técnicos mencionaron su nombre. El de la UD, para pedir que no se nombre más porque "no ayudará a nada". El del Fuenla, para recordar que es una baja muy sensible y que será el primer equipo que 'se aproveche' de su ausencia.


El Fuenlabrada, junto al Almería, demostró ser un rival que impidió desarrollar a Las Palmas su personalidad en el Estadio de Gran Canaria. La conjunción es su fuerte en un campeonato donde lleva el cartel de equipo revelación. Y sólo cinco derrotas cosechó en los 21 partidos iniciales, sólo una de ellas en el estadio Fernando Torres (contra el Albacete, 0-1).


Por aquel recinto de la provincia de Madrid perdieron conjuntos como Zaragoza, Huesca, Cádiz o Sporting. Porque el Fuenlabrada debutante en Segunda no tiene miedo a las alturas ni se ha arrodillado ante escudos históricos del fútbol español. La UD Las Palmas pudo comprobarlo en sus propias carnes.


El bloque de Pepe Mel tiene que modificarse para la ocasión porque, además de Viera, también vuelve a ser baja Iñigo Ruiz de Galarreta. Benito, por su parte, se ha recuperado a tiempo del golpe que sufrió en un tobillo durante la despedida frente al Rayo.


Toca el turno a los relevistas del jugador de Beijing Gouan. Quizá sea la posibilidad de un nuevo dúo que emerge, con la chispa de Pedri -que necesitaba un paréntesis en su agitada temporada- y las mejorías que es capaz de añadir un Chino Araujo cada día más en forma.


El primer objetivo de Las Palmas en 2020 es desnudar los perfiles débiles de un Fuenlabrada que dice estar dispuesto a seguir en la misma línea actual.