Publicidad
Publicidad
Última HoraSuspendidos todos los encuentros de fútbol de Canarias programados para este domingo

Opinión

¡Tranquilos!: Aquí estamos también

  • EL OTRO PARTIDO
  • 09/12/2019 - 13:38
¡Tranquilos!: Aquí estamos también El gesto de Deivid, en una acción de estrategia. Muy cerca, Mauricio Lemos (C. Torres)

Manuel Borrego


La salud de los equipos se puede medir en la clasificación de cada jornada. E, incluso, en las sensaciones futbolísticas que desprende. Pero más aclaratorias son las miradas y los rostros de los jugadores.


Durante el partido ante el Numancia y al final del mismo, los futbolistas de Pepe Mel salían del terreno de juego radiantes, saludando al graderío y en muchos casos con una sonrisa delatadora.


No es sólo la victoria, tercera consecutiva. No era sólo que la UD Las Palmas vuelva a realizar una maniobra de aproximación en la tabla a las cuatro posiciones de promoción. Es que el viento ha cambiado de orientación y los jugadores lo celebran poniendo las velas en su dirección.


Y cuando todo ello ocurre, sale adelante lo que estaba atascado: el fútbol fluye, se capturan los rebotes, el rival comete penalti de forma involuntaria y hasta ni se habla de los árbitros porque el VAR, como ocurrió en Almendralejo, por fin ajusta su periscopio para el lado amarillo.


Y es por ello que un contratiempo tan evidente como el de la pérdida de los centrales titulares Mantovani y Aythami Artiles pasó de puntillas este domingo, cuando salvo el disparo de Escassi, Las Palmas apenas pasó inquietud. Y los cuestionados Mauricio Lemos y Deivid resultaron ser dos centrales eficientes y solventes, como había pronosticado el promotor de la ubicación de ambos en el once titular.


Y es meritorio resaltar esta bonanza en el rendimiento porque tanto Mauricio como Deivid han sido posiblemente los jugadores más cuestionados de las primeras jornadas de esta campaña. Pero, antes al contrario, fueron una ayuda para ganar al conjunto soriano. Y no un contratiempo.


Si con todos los obstáculos encontrados hasta ahora en forma de lesiones, merma de puntos por decisiones judiciales (en el campo de juego) y rendimiento inestable el equipo de Mel tiene a estas alturas 28 puntos ... entonces es como para pensar que a poco que la estabilidad continúe, la esperanza no será una huérfana del destino.

 

Noticias relacionadas