Publicidad
Publicidad

79-76: El Gran Canaria roza el triunfo en Málaga

Llegó a dominar con 12 puntos en la pista del Unicaja, pero sucumbió en la defensa malagueña y entregar la victoria en el último cuarto

  • CBGC CRÓNICAS
  • 07/12/2019 - 21:55
79-76: El Gran Canaria roza el triunfo en Málaga Jugada de contraataque el Gran Canaria en el Carpena. (ACB-Photos/ M. Pozo)

Juan Pedro Borrego
Fotos: (ACB-Photos / M. Pozo)

El Herbalife Gran Canaria acabó por ahogarse en la defensa del Unicaja y cediendo una victoria que tuvo en muchos momentos en sus manos. Los de Katsikaris, que fueron capaces de superar la buena salida de los locales, reaccionaron a base de buenas selecciones y acierto en el tiro para llevar sus rentas hasta los 12 puntos. Pero después, en el segundo tiempo, llegó la mejor versión local en su defensa y la asfixia ofensiva de un Granca que terminó cometiendo errores puntuales que le dejaron en bandeja la victoria a los malagueños (79-76).

 

Aguantaron los amarillos el empuje cajistra en los primeros compases. Llegaron incluso a tener dominio en el marcador. Pero la defensa local y sus tapones, mandaron parar el ritmo amarillo desde el 14-14 y atascando al conjunto insular, tratando de ponerles contra las cuerdas con 23-19 que señalaba el final del primer cuarto.

 

La defensa hizo que las sensaciones del encuentro pudieran parecer desfavorables para los amarillos. Sin embargo, nada que ver con lo que empezaba a ocurrir en este parcial par del choque. Con Radicevic ‘on fire', el equipo de Katsikaris se había revuelto de su dominada situación para colocarse como dominante. El base balcánico se estaba gustando tanto que hacía de perfecto relevo a la baja de Cook copiando las mejores virtudes del base estadounidense, la asistencia, cuando con un pase magistral obligaba al Unicaja a pedir un receso en el partido con siete puntos de renta (28-35).

 

Casimiro miraba a su más profundo banquillo para encontrar soluciones. Así, el Unicaja buscó un partid de más contacto físico y por lo tanto más polémica en la grada. En esas condiciones, el Granca supo mantenerse con pies de plomos en la pista y poco a poco agrandar los nervios en la hinchada y conjunto locales para hacerles perder confianza y asumirlas ellos con una renta más suficiente en el marcador (34-43) en la que la veteranía de Bouroussis tenía mucho que ver.

 

Unicaja debió recibir la bronca del siglo en el banquillo. Su mejor arma, la defensa, entró entonces en el partido para volver a atascar a los amarillos, que durante casi cuatro minutos de juego real no pudieron anotar ningún punto. Por suerte, Unicaja mostró no saber jugar a dos cosas y las rentas no se recortaron en ese tiempo por debajo de los 5 puntos (38-43) cuando el Herbalife, y en especial Beirán, volvieron a destapar el aro cajista para alcanzar los once de renta (40-51) a 5:15 del final del cuarto, añadiendo Bouroussis más presión con otro acierto en el triple (42-54).

 

En ese momento, empezó otro partido, con el Unicaja alterando su defensa y encontrando acierto desde el arco para poner un parcial 8-0 que intimidaba a los insulares (50-54) hasta el punto de forzarles a las precipitaciones en un ambiente infernal en el Carpena ante el que como mal menor consiguieron mantenerse por delante en el electrónico antes de la última cuenta a atrás del choque (57-60).

 

Era una prueba de madurez para los de Katsikaris. Con la ausencia de Cook en la pista todo era muy complicado. Y mucho más cuando el Uniocaja alcanzó su primer objetivo del partido, voltear al signo del marcador con una canasta de Alberto Diaz a 6.25 del final para poner el 65-64. No había manera de que los isleños superaran la presión de la pista y se deshicieran de una mejor hilada defensa local que parecía influir incluso en los tiros libres amarillos.
Katsikaris tenía que despertar a los suyos cuando Adams había puesto una puntilla peligrosa (69-64) para sellar un parcial 12-4 complicado de digerir. El zarandeo a Shurna en el tiempo muerto a 4 minutos del final buscaba el cómplice cariño y aliento del técnico griego en sus jugadores. Logró parar la avalancha local y comenzar otro duelo en el sprint final del encuentro que el local Jaime Fernández se encargó de complicar para el Granca (77-72) aprovechando la jugada tonta de la noche entre Okoye y Harper que le regaló al Unicaja la oportunidad de sentenciar el choque a 19 segundos del final (77-73).

 

Ficha del partido

 

79 Unicaja de Málaga (23+11+23+22): Deon Thompson (2), Jaime Fernández (25), Axel Toupane (17), Josh Adams (10), Frank Elegar (2) -equipo inicial-, Adam Waczynski, Rubén Guerrero, Carlos Suárez (3), Volodymyr Gerun (7), Darío Brizuela (7) y Alberto Díaz (6).

 

76 Herbalife Gran Canaria (19+4+17+16): Stan Okoye (14), John Shurna (7), Matt Costello (2), Nikola Radicevic (5), Demonte Harper (24) -equipo inicial-; Fabio Santana (3), Xavier Rabaseda, Beqa Burjanadze (3), Javier Beirán (10) e Ioannis Bourousis (8).

 

Árbitros: Carlos Cortés, Martín Caballero y Vicente Martínez Silla. Pitaron técnica a Casimiro (min. 19). Descalificado por dos técnicas Carlos Suárez (m. 29).

 

Incidencias: 12ª jornada de la Liga ACB. Pabellón Martín Carpena. 7.302 espectadores.