Publicidad
Publicidad

Benito, el lateral zurdo que se moldeó en el filial y en el Rayo

  • ENTRE BASTIDORES
  • 24/11/2019 - 20:12
Benito, el lateral zurdo que se moldeó en el filial y en el Rayo Benito centra con la izquierda durante el partido frente al Oviedo (C. Torres)

B. Pérez

 

El destino quiso que Benito jugara por primera vez como lateral zurdo este temporada en el partido contra el Oviedo. En teoría iba a ser Alberto De la Bella el hombre para este puesto, tras haber cubierto partido de sanción frente al Mirandés. Pero amaneció con vómitos y diarreas.


El zurdo que vino de la Real Sociedad "lo intentó todo e incluso se fue a un hotel" para evitar el contagio familiar, según explicó Mel. Pero finalmente se decidió por Benito Ramírez para esta misión como ya había hecho en el Rayo Majadahonda. Precisamente se enfrentó a Las Palmas la pasada temporada en este puesto.


Lo explicaba el propio futbolista de La Aldea tras el partido. Habló en los micrófonos del club de su felicidad personal, tras haber superado la lesión de quinto metatarsiano sufrida ante el Huesca y, más tarde, el problema muscular. "Tenía muchísimas ganas de volver al Estadio después de tanto trabajo y sacrificio. Ese trabajo no se ve, por eso me he sentido muy emocionado porque he vuelto el día en que se produce la victoria del equipo. No llegaban los resultados pero el equipo estaba trabajando bien", recordó.

 

Benito había ya jugado como lateral zurdo en el filial, con Juan Manuel Rodríguez y en Segunda B. Pero "era la primera que lo hacía en la Unión Deportiva. Creo que es un puesto que se me da bien, como ya hice muchas veces en el Rayo Majadahonda". Por eso, cuando Mel le habló del caso de este domingo, le dijo "al entrenador que puede contar conmigo donde diga y cuando quiera".


Para Ramírez "era muy importante que volvieran jugadores que han estado lesionados. Hubo semanas en que sólo teníamos 18 a disposición. Y eso se puede notar incluso en entrenamientos. Por eso creo que con los recuperados el equipo puede crecer". Su tranquilidad es que el equipo "es una piña. Y eso nos va a ayudar como grupo".

 

Noticias relacionadas