Publicidad
Publicidad

La previa

Si faltan los artistas, el mono de taller

  • CRÓNICAS
  • 08/11/2019 - 19:06
Si faltan los artistas, el mono de taller

Manuel Borrego


El peor escenario posible se le ha presentado a la UD Las Palmas para recibir a un bloque compacto y que funciona a la perfección en los desplazamientos, como es el Alcorcón. Todos los contratiempos posibles y alguno más se han unido en la jornada en que el equipo grancanario necesita puntos para reacción tras el batacazo que siguió a la derrota en Cádiz.


Pepe Mel, tras una semana de entrenamientos a puerta cerrada, no ha podido esconder un día más la carta de la lesión de Jonathan Viera. La esperanza de verlo en el campo, como luego trató de hacer constar tras confirmar que tenía once bajas para el partido, es una carta peligrosa que aún la conserva. Porque el problema muscular del jugador grancanario puede hacerlo jugar a medio gas o arriesgar a una lesión mayor en un partido muy exigente.


Las Palmas ha preparado el partido sin Viera desde el miércoles. También sin Pedri. Los dos motores ofensivos de los amarillos no están, al menos en esta jornada o al ciento por ciento. Y las incógnitas vuelven a generarse en el contexto competitivo del equipo.


Porque no es sólo el talento de sus dos jugadores con más chispa. Es también la ausencia ya prolongada del gol de Rubén, la velocidad de Benito o las ganas incisivas de Drolé, las genialidades de Sergio Araujo, la seguridad que estaba ofreciendo Mantovani, el impulso en la banda derecha de Alvaro Lemos, ...


Es una colección de cualidades que una unida a la siguiente hablan de un equipo plagado de calamidades. Será una jornada más con un experimento en proceso porque mucho de lo previsto está en la enfermería, en el purgatorio o en Brasil.


Pero, por fortuna, el fútbol no entiende de lógica. Y sólo el balón dicta lo que ocurra este sábado en el césped del Estadio de Gran Canaria. Para ello los elegidos de Pepe Mel, obligado a echar una vez más mano del filial, tendrán que ponerse a trabajar duro y meter la misma intensidad que su oponente. No habrá otra manera. Si falta la exquisitez de los artistas habrá que ponerse el uniforme del taller.

 

Noticias relacionadas