Publicidad
Publicidad

Opinión

El mundo se le volteó a Lemos

  • ENTRE BASTIDORES
  • 07/11/2019 - 10:38
El mundo se le volteó a Lemos Mauricio Lemos (C. Torres)

Manuel Borrego


En junio de 2017 todo iba sobre ruedas en la vida de Mauricio Lemos, el joven valor charrúa que estaba en la agenda de la selección absoluta de su país y en la del FC Barcelona. Era tal su proyección que se permitió un lujo al alcance de los elegidos. Lo explicaba en una entrevista concedida a una televisión de Uruguay:


"Decidí no firmar por el FC Barcelona. La propuesta no me convencía. No estamos hablando de dinero, sino de lo futbolístico. Ahora no estoy pensando en dinero, sino en crecer como jugador. Me vine de Rusia a un equipo para crecer, como es Las Palmas, que me dio una imagen y me mostró al mundo. Quiero seguir creciendo y si me toca ir a otro equipo, que sea para seguir jugando y teniendo minutos".


Visto en el tiempo esta afirmación dos años después, el mundo se le volteó a Lemos. El Barça finalmente eligió a Umtiti y Lemos no sólo no experimentó ese crecimiento sino que su caída en el mercado se agudizó al salir de la UD a préstamo al Sassuolo. En año y medio como integrante del club italiano, el zaguero firmó apenas 11 partidos y paulatinamente el profesor Tabares se fue olvidando de sus servicios para la celeste del país.


La apuesta de Pepe Mel por Mauricio Lemos fue más allá de las posibilidades que tenía el club en el verano para retener a un jugador con altísimo contrato. El técnico cree en él y su deseo se antepuso en la decisión final para que cayera en sus manos uno de los dorsales profesionales. Se quedaba en ese equipo que ya una vez le hizo remontar tras el aciago paso suyo por Rubin Kazán.


Lemos está ahora señalado claramente en las dos derrotas recientes, iniciadas en acciones defensivas de fatales consecuencias para la UD Las Palmas. Mel ha pedido públicamente que responda al entrenador que apostó por él; Viera habló de relajación excesiva (en general) y de falta de humildad, ... y el Comité de Competición le concede una tregua con una semana de reflexión al afrontar castigo.


Apenas con 23 años tiene Mauricio un futuro espléndido ante sí, por cualidades que ya mostró con rotundidad en la Liga española. No es Las Palmas quien debe reflotarlo esta vez. Es al contrario y está en su mano porque las oportunidades se agotan. Como el crédito.

 

Noticias relacionadas