Publicidad
Publicidad

86-88: El Gran Canaria se aferra al sueño copero

A pesar de haber perdido los tres primeros cuartos en La Fonteta ante el Valencia, los de Katsikaris fuerzan la prórroga para vencer en ella y romper su racha de derrotas

  • CBGC CRÓNICAS
  • 03/11/2019 - 21:18
86-88: El Gran Canaria se aferra al sueño copero Beirán pelea con San Emeterio por un balón. (ACB-Photo/M. A. Polo)

Juan Pedro Borrego
Fotos: (ACB Photo / M. Á. Polo)

El Gran Canaria vuelve a disfrutar como un niño en la Fuente de San Luis y se mantiene en la zona de lucha por la Copa del Rey con un triunfo en la prórroga ante el Valencia Basket. Cuando todo parecía imposible, con tres cuartos perdidos, y Bourousis ‘autodescalificándose' del partido a poco del final, los de Katsikaris revelaron una imagen muy compacta con un Costello estelar que ayudó sobresalientemente a ganar un partido de manera increible.

 

Tras un primer cuarto igualado, en el que se llegó a tener alternativas en el electrónico para uno y otro lado, el partido llegó con ligera ventaja local de tres puntos (23-20) que presagiaba un choque vistoso en el ataque. No obstante, los primeros compases del segundo cuarto fueron más trabados para las anotaciones, con un Gran Canaria más perjudicado, sobre todo por despistes defensivos que permitían ligeras rentas para un Valencia que se encontró con los 10 de renta tras triple de Abalde (30-20) a seis minutos del descanso.

 

Los triples, que hasta el momento no habían sido protagonistas del encuentro, empezaron a brillar para favorecer al propietario de La Fonteta. Empezaba a animarse el partido nuevamente en la cuenta de puntos y el Granca tenía que apretar los dientes para poder seguir sus pasos. En ese punto es donde a los amarillos a veces les falta un punto más en el ajuste de su juego. El Valencia estaba poniéndoles a prueba impidiendo que los buenos momentos del cuadro en este partido vestido de azul, sirvieran para poner en aprietos su dominio en el marcador.

 

Del 38-34 se pasaba muy rápidamente al 43-34 haciendo lo que en baloncesto se llama la goma a golpe de triple va y triple viene que llevaron al 43-37 del descanso. Después de eso, dos nuevos bombazos de los locales les pusieron en órbita ante un Gran Canaria que, agazapado en su trinchera, apenas daba ligeras ráfagas que solo impedían que los daños fueran aún mayores (51-39). Anotar de tres, algo donde los isleños empezaban a tener dominio en cuanto a cantidad pero no en eficacia, está bien, pero si va acompañado de una defensa que en este caso no existía en los de Katsikaris. De esta manera tenían que ir paso a paso para no dejar escapar mucho a los locales antes de iniciarse el último cuarto (65-57).

 

Y después de tres cuartos en los que el Herbalife había sufrido las mismas derrotas parciales, el Granca se vio alumbrado en su defensa para acorralar a un Valencia Basket desconcertado por el nuevo guión del encuentro que se plasmó con un Paulí milagroso que empató el partido a 67 a 5:46 del final. Esto obligaba a Ponsarnau a recapitular sus órdenes en la banda. Ya no era tan fácil superar al conjunto amarillo en retaguardia y eso a pesar de que Bourousis le ‘regaló' al rival su eliminación del partido por falta y posterior técnica a tres minutos del final.

 

El griego es un genio en la cancha, pero su genio en el carácter también le pierde a pesar de su veteranía (71-67). La dura pugna por la victoria que iba a mantener a uno de los dos conjuntos en la zona de Copa y al otro a dejarle completamente fuera parecía que se iba a quemar para los canarios por culpa de sus fallos del tiro exterior de un Granca escaso de peso en la zona para hacer otra propuesta que no fuera el triple.

 

No obstante, a la desesperada, Cook quemó las zapatillas de Doornekamp, y forzó dos tiros libres para empatar a 14 segundos del final (71-71) del tiempo reglamentario en una acción a la que Costello le puso la guinda con un tapón estelar a Colom en el que pretendía ser un tiro ganador para los anfitriones.

 

Ya en la prórroga, la dinámica fue la misma con alternativas en el marcador y un Herbalife que empezaba a crecerse en la adversidad hasta ir ganando velocidad cuanto más cerca de la meta estaba. Las posibilidades de triunfo amarillo empezaban a pivotar en las acciones de Costello, presente en todas las acciones positivas del equipo de Katsikaris, y arropado por buenos momentos de Paulí y Cook para llevar a los visitantes a un dulce 75-80 a 1:30. Las conexiones del base y el ala pívot americanos reforzaron las posibilidades de un Gran Canaria que ya no permitió al Valencia hacer ningún otro milagro.

Ficha del partido:

 

86 Valencia Basket (23+20+22+6+15): G. Vives (11), B. Dubljevic )5), A. Doornekamp (3), L. Labeyrie (7), J. Loyd (17) -equipo inicial-, F. San Emeterio (14), Q. Colom (3), A. Abalde (5), M. Ndour (6), M. Tobey (4), V. Marinkovic y B. Motum (11).

 

88 Herbalife Gran Canaria (20+17+20+14+17): O. Cook (24), J. Shurna (8), S. Okoye (8), M. Costello (11), D. Harper -equipo inicial-, G. Bourousis (14), J. Beirán (6), B. Burjanadze (6), O. Paulí (11) y N. Radicevic.

 

Árbitros: E. Pérez Pizarro, Vicente Bultó y Yasmina Alcaraz. Técnica y eliminación por quinta falta a Bourousis (m. 37)

 

Incidencias: 7ª jornada de la Liga ACB. Pabellón Fuente de San Luis. 7.034 espectadores.