Publicidad
Publicidad

Opinión

Un mes en la vida de Pedri

  • ENTRE BASTIDORES
  • 15/08/2019 - 12:25
La foto del 15 de julio de 2019, cuando firmó Pedri su contrato profesional con la UD Las Palmas (UDLasPalmas.es)

Manuel Borrego

 

El 15 de julio pasado, en los primeros compases de la pretemporada de la UD Las Palmas, el club grancanario confirmaba la incorporación de Pedri López al stage que se iniciaba con Pepe Mel.


Justo un mes atrás se abría una etapa en este joven tinerfeño, al que la UD Las Palmas impulsaba hacia el fútbol profesional -con autorización de sus padres al ser menor de edad- a través de un contrato de cinco temporadas y con una cláusula de 30 millones de euros.


Desde que Pedri tocó el primer balón y el propio Mel comenzó a hablar de sus cualidades, se ha desatado una oleada de comentarios en torno a sus virtudes, el descaro de un chico de 16 años y los pronunciamientos sobre su futuro.


Un mes tan sólo, sin haber jugado un partido oficial, ha bastado para que su mundo exagerado no encuentre proporciones similares en los antecedentes más recientes del club. Quizá, viajando en el tiempo, encontraríamos ríos de valoraciones en los albores futbolísticos de Toni Robaina, el auténtico, e incluso cuando Orlando Suárez se abría paso desde juveniles para encontrar un hueco con su cara de revoltoso entre los profesionales que dirigía Paquito García.


Con Pedri estamos ante algo diferente en esta etapa donde existe muchos altavoces para potenciar una marca o una propuesta, por muy bisoña que pueda parecer.


Un mes en la vida de Pedri ha servido para comprobar que, hasta el momento, no le afectan los halagos. Porque está en esa etapa, que es hermana de la crítica severa. No le ha dado tiempo a conocer a conocer a la segunda cuando ya su nombre circula en el mercado ante una hipotética salida en modo de venta.


La realidad de Pedri es que, con el 16 a la espalda, ha estado durante todo el verano dando razón a los que han visto en él a un jugador inmediato para el primer equipo de la UD Las Palmas. Con ese fútbol se salta etapas en lo deportivo, al alcance de unos pocos y con Diego Maradona o Pelé como máximos exponentes en ese delicado mundo que camina entre el niño que se divierte y el hombre que ha de ganarse el pan de su familia.


Un mes en la vida de Pedri ha sido muy extenso, lleno de atrevidos comentarios desde dentro y desde fuera. Un mes que ahora se va a enjuiciar cada fin de semana en 90 minutos. Ese es el mundo real que ha elegido. Veamos de lo que es capaz.