Publicidad
Publicidad

Verde por fuera, tierno por dentro

  • ENTRE BASTIDORES
  • 06/08/2019 - 11:54
Aspecto del césped del estadio de Gran Canaria, a dos fines de semanas del comienzo de la Liga (C. Torres)

 

B. Pérez


El césped del Estadio de Gran Canaria, que no había ofrecido problemas en los últimos inicios de temporada, es una de las incógnitas para el comienzo de la Liga, en apenas dos fines de semanas.


En las redes sociales y en algunos medios se ha destacado la rápida recuperación después del devastador concierto de música latina de finales de junio, que dejó en precarias condiciones la nueva semilla plantada tras la paralización del campeonato 2018-19.


Pero la realidad es otra. La empresa encargada del cuidado de la superficie ha advertido al club la posibilidad de dificultades en el inicio del campeonato. Porque el césped está "verde por fuera y aún tierno por dentro".


De momento, no se ha tocado por los deportistas, que han centrado sus entrenamientos en Barranco Seco y ahora en Andalucía. Pero lo cierto es que el mes de avance en los trabajos se perdió con aquella actuación musical e invasión de danzantes y oyentes a la superficie de juego futbolística.


Contrasta esta situación de Barranco Seco, donde Tecbimor también ejerce estas funciones. Los jugadores que han actuado allí destacan que el nuevo césped de los dos campos naturales de la instalación es uniforme y no se levanta. Los futbolistas y técnicos han evaluado con nota alta esta instalaciones donde, a diferencia del Estadio de Gran Canaria, las semillas han tenido medio año de cuidados y atenciones antes de que el balón rodara por aquel recinto.


Las Palmas sigue preparándose para el inicio de la Liga teniendo en cuenta que un obstáculo, ya conocido en otros ciclos, es amenaza en compás de espera. Y ya ha sido un asunto que hizo correr ríos de tinta.