Publicidad
Publicidad

La UD entró en Europa hace medio siglo

Se cumplen 50 años de la admisión del club amarillo en la Copa de Ferias, con el aval del subcampeonato de Liga y arduas gestiones realizadas por García Panasco

  • SABÍAS QUE ...
  • 05/07/2019 - 07:41
García Panasco, impulsor de la obtención del billete de la UD Las Palmas a su primera participación continental

 

Manuel Borrego


El verano de 2019, con el 70 aniversario de la UD Las Palmas rondando en el ambiente, también es una etapa con propia efemérides del representativo grancanario. Porque en aquella época estival, después del subcampeonato de Liga conquistado por los jugadores de Luis Molowny, el club amarillo derribó las puertas de Europa y fue admitido para su estreno en la Copa de Ferias. Daba fin así a una de las injusticias históricas que había sufrido el deporte de nuestro Archipiélago.


Fue una batalla ganada contra la lejanía del destino canario o los extraños argumentos que se dieron para que, por ejemplo, un año antes no fuera admitida la UD Las Palmas en la misma competición como tercer clasificado de la Liga española. Vio pasar entonces por delante con resignación a Valencia, Zaragoza, Atlético de Madrid y Athletic que ocupaban la cuarta, quinta, sexta y séptima plaza del campeonato.


El Artículo XII del Reglamento de la Copa de Ferias estipulaba que podrían disputarla solo "aquellos equipos representantes de una ciudad o distrito que tengan una feria internacional reconocida y permanezcan a la Primera División" de sus respectivos países o categorías federativas.


Las Palmas de Gran Canaria contemplaba las dos premisas para ser admitida: Desde 1966 era sede de la Feria Internacional del Atlántico y su equipo había logrado ubicarse en las plazas de honor para ocupar uno de los cuatro billetes asignados al fútbol español.

Con la ayuda del FC Barcelona

El secretario general del club, por delegación expresa de la junta directiva presidida por Juan Trujillo Febles, fue un hombre muy activo en aquel momento, siendo el ariete que iba a tirar abajo esa barrera histórica. Con el asesoramiento del FC Barcelona, García Panasco se desplazó hasta Budapest para presentar ante la organización de la Copa de Ferias de 1969-70 la documentación que avalaba la inclusión del club grancanario en el sorteo de los emparejamientos en la siguiente Copa Ciudad de Ferias.


Ese viaje con la exposición de Panasco resultó exitoso y, de esa forma, el fútbol de Canarias iba a tener la oportunidad de debutar en competición continental, 20 años después de la fundación de la Unión Deportiva Las Palmas.


El ramal de emparejamientos se realizaba a partir de una confección de 64 conjuntos, disponiendo España de hasta cuatro plazas para cubrir entre sus distintos equipos feriantes. Y era la Federación Española de Fútbol la que exponía al Comité de la Copa de Ferias el orden de sus calificados "por méritos logrados en el campeonato nacional de Primera División" de la temporada terminada más reciente. La labor de Panasco en el congreso de Hungría, celebrado en la segunda quincena del mes de junio, resultó incontestable en un mundo distinto a nivel de información y comunicaciones al que hoy vivimos. Y por fin él mismo pudo transmitir vía telegrama que el primer cruce histórico se produciría contra el Hertha de Berlín, de la República Federal de Alemania. Aquel primer partido continental se iba a disputar el 14 de septiembre de 1969 en el Estadio Insular.


Las Palmas, junto al Barcelona, Sabadell y Valencia fueron los representantes aquel año del fútbol español en la Copa de Ferias. Los amarillos no pasaron la primera ronda (0-0 y 1-0), pero dejaron una primera huella que luego siguieron otros equipos de distintas modalidades en las islas. Ese primer paso fue el primero y hoy lo recordamos cincuenta años después.