Publicidad
Publicidad

Pinceladas de la pretemporada

La zurda que ya no está en fase de pruebas

  • ENTRE BASTIDORES
  • 25/06/2019 - 11:12
Benito Ramírez, con la zamarra del Rayo Majadahonda (C. Torres)

M.B.


Benito Ramírez es este verano un jugador 2.0. Había cubierto al completo las etapas finales de la cadena formativa de la UD Las Palmas y tuvo presencia efímera en el primer equipo. Pero faltaba algo. Sus 2055 minutos en la Segunda División A como jugador del Rayo Majadahonda han dado para mucho y dibujan una nueva pieza que vuelve a situarse en la rampa de salida de otra campaña. Posiblemente él interpretará que es la definitiva.


"Benito es un gran futbolista, ha hecho una gran temporada" resumió Pepe Mel después del paso del conjunto majariego por el Estadio de Gran Canaria, donde pudo comprobar in situ el estado futbolístico del aldeano.


En la operación retorno de la UD Las Palmas su nombre está con claridad subrayado con el añadido de la necesidad de cubrir plazas para los sectores de banda. El zurdo Benito (a punto de cumplir los 24 y con contrato hasta 2021) puede ser una de las respuestas de Mel para la pretemporada que está ya a la vuelta de la esquina. "Le he dicho que como siga corriendo así ... lo enviaba al filial" susurró el técnico al jugador que ahora podrá tener a sus órdenes.


Ramírez del Toro ya estaba en metamorfosis futbolística con Juan Manuel Rodríguez, que le había encontrado un rol en Las Palmas Atlético con más amplitud. A su buena zurda añadía ahora el sacrificio ubicándolo como teórico defensa lateral. La Segunda B tenía un listón propia que iba a evaluarlo, sin dejar de proporcionar sus provechosas asistencias. Pero era una categoría que ya se le quedaba corta. Y en el Rayo, Antonio Iriondo comprendió que Benito podría tener camino por ese lado de las autopistas exprimiendo un jugo que en la UD Las Palmas ha gustado.


Que Benito ha cambiado en su año en Majadahonda es apreciable. Lo ratifica otros datos sobre sus cualidades, que fueron amoldándose a lo que exige la Segunda División. Por primera vez en su carrera deportiva acabó el año cometiendo más faltas (33) que recibiéndolas (28), además de afinarse en la recuperación de balones (143). Esos registros hablam de la comprensión de un estilo propio al que había que añadir dosis de jugador de rango en Liga Profesional.


Posiblemente la de Benito sea la mejor zurda de filiales en la última década. Lo había demostrado con claridad en Las Palmas Atlético, con goles y abundantes asistencias. Ahora es un jugador también de combate que ha entonado los signos de la Segunda División. El siguiente paso es triunfar de amarillo al fin. Club y jugador parecen estar en ese empeño.