Publicidad
Publicidad

PINCELADAS DE LA PRETEMPORADA

Dedicado a los que vieron llorar a Cedrés

  • ENTRE BASTIDORES
  • 23/06/2019 - 09:49
Dedicado a los que vieron llorar a Cedrés Cristian Cedrés (C. Torres)

Manuel Borrego


"Mi primer gol será para aquellos que me han visto llorar" pronosticó Cristian Cedrés (24 de enero de 1996) a los lectores de Tintaamarilla a finales de enero pasado, cuando salía de su calvario personal en la UD Las Palmas. Había regresado al club tras haber probado en filiales del Real Madrid y Villarreal, donde sus técnicos también vieron algo emergente en él. Y la primera parte de la temporada 2018-19 la pasó en manos de doctores, fisios y recuperadores para superar una inacabable lesión de rodilla. Incluso por el quirófano porque hubo un episodio de apendicitis que oscureció sus días en el filial.


Fueron muchos días en solitario, entrenándose al margen de sus entonces compañeros para encontrar su punto de competitividad. Porque Cedrés, extremo y fino estilista con el balón, vive de la jugada de habilidad, de su velocidad y del sentido vertical del fútbol que tanto cuesta encontrar en todas las categorías.


En ese momento no se le pasaba por la cabeza cómo iba a cambiar su mundo en apenas cuatro meses. Y que ese primer gol lo iba a marcar en el estadio Heliodoro Rodríguez López, en un derbi que Las Palmas había empezado a encauzar a pesar de hacerlo en inferioridad numérica. Tenía motivos para emocionarse como así ocurrió. Pero eso fue sólo el principio.


Cristian presenta un curioso resumen estadístico del pasado año. Resultó más determinante en su breve tramo entre los profesionales (6 partidos, 360 minutos, 1 gol y 2 asistencias) que con el filial de Segunda B, donde en realidad realizó un rodaje previo (15 encuentros, 885 minutos y 2 asistencias).


Y en ese trayecto final de Pepe Mel fue una de las respuestas a las preguntas que lanzaba el viento el tercer entrenador de la temporada amarilla. Porque Mel habló de lo determinante que era en Segunda División el juego veloz y los carriles cerca de las líneas laterales del campo. Se refirió a jugadores que la UD Las Palmas no encontraba y por ello apostó entonces por Cedrés.


El extremo grancanario es ahora la primera apuesta para las alas del equipo profesional de 2019-20. Porque las tres que se contrataron en el ejercicio anterior ya no están: Hadi Sacko (excluido del grupo en el ecuador de la Liga), Fidel Chaves (de regreso al Elche) y Danny Blum (con un ‘hasta la vista' sin acabar la campaña, rumbo a Bochum).


El fútbol con alas es una de las incógnitas de la próxima campaña. De momento, Cristian Cedrés acreditó que Mel puede contar con él siempre que ofrezca la misma intensidad competitivo de los 360 minutos ya exhibidos. Porque si es así, los que vieron llorar a Cedrés y compartieron ese esfuerzo personal tendrán más motivos.

 

Noticias relacionadas