Publicidad
Publicidad

Pinceladas de la pretemporada

Fabio, el recordman contra el desánimo

  • ENTRE BASTIDORES
  • 22/06/2019 - 07:56
Fabio, el recordman contra el desánimo Fabio González, en el Anexo (C. Torres)

Manuel Borrego


Posiblemente Fabio González va a ostentar un récord o registro en filiales de la UD Las Palmas de difícil repetición. Es el jugador de cantera que ha disputado encuentros con el equipo profesional amarillo con tres entrenadores distintos antes de que el club lo confirmara como integrante de la primera plantilla, como ha ocurrido este verano.


Lo de Fabio es, pues, una carrera contra los obstáculos del desánimo. Porque había que demostrar una fortaleza mental notable para recuperarse de estas idas y venidas en una trayectoria profesional tan joven. Y pruebas hay de compañeros que le precedieron que no pudieron resistirlo.


El primer mentor de Fabio fue Manolo Márquez, con quien debutaría el 26 de agosto de 2017 frente al Atlético de Madrid (1-5), un día de ‘tierra trágame' en el Estadio de Gran Canaria.


Márquez ya conocía al jugador ingeniense de fútbol sencillo, de solidaridad con el resto del equipo, de pases iniciales o robos para el ataque. Ese centrocampista lo había ayudado en el ascenso del filial a la Segunda División B, con la recordada promoción frente al Peña Sport.


Tras ese debut y un ciclón de opiniones sobre el centro del campo de la UD Las Palmas, Fabio ya no volvió a aparecer hasta un año después con la llegada de Manolo Jiménez, utilizándolo ante el Reus y Rayo Majadahonda, este último partido en Copa.


Pero la tenaza de la situación deportiva de la UD volvió a ejercer en su contra. Y en un club donde en las dos últimas campañas han participado plantillas de más de 30 componentes, Fabio debió volcar sus energías en aprender a competir en la dura Segunda B ... hasta que por fin Pepe Mel lo alistó en la reconversión de la futura UD Las Palmas.


En ese periodo, González ha hecho de todo sin dejar de ser el mismo. Jugó incluso por las bandas, alimentó a Las Palmas Atlético de sacrificio y trabajo, eclipsó también su propio estilo personal cuando tocaba y fue fiel con una tradición que debe romper: su falta de sociedad con el gol.


"Algunos periodistas están hablando de una colección de fichajes que podríamos hacer. Pero: ¡Qué bueno es ese Fabio del juvenil!" nos comentaba Luis Helguera en tiempos de Primera División y su secretaría técnica en el club isleño. Con Fabio, el hombre de un fútbol ya inventado, se sabía que antes que tarde con él había que soltar amarras.

 

Noticias relacionadas