Publicidad
Publicidad

82-96: El tiro exterior vuelve a poner a flote al Gran Canaria

  • CBGC CRÓNICAS
  • 09/05/2019 - 19:10
Willye anota, en el partido de este jueves frente a Obradoiro (ACB Photos)

B. Pérez


El Gran Canaria sacó adelante un duelo vital por la permanencia en la Liga ACB. Venció este jueves al Obradoiro (82-96), ofreciendo en Galicia la versión letal que no pudo brindar frente al FC Barcelona. Ganó el encuentro y superó el average particular con un rival directo en la misión de permanencia.


La victoria pasó por varios factores, pero de nuevo brilló el juego exterior de los amarillos sin llegar al altísimo nivel del triunfo sobre Estudiantes. Esta vez el equipo de Pedro Martínez anotó 14 bombas del exterior y lo hizo en momentos determinantes para minar la moral de un Obradoiro que no pudo contener la diversidad generada por los francotiradores del equipo insular.


Porque cuando el tiro exterior del Gran Canaria funciona, los rivales tiemblan. Eso volvió a ocurrir en la presentación de los amarillos en feudo gallego. Hannah fue la tarjeta de presentación en un primer cuarto en el que la salida de los visitantes dio mucho que decir.


Porque el parcial ofensivo de los primeros minutos del Gran Canaria fue extraordinario (28 puntos), guiado por los 9 puntos (tres triples) de Tillie. Los amarillos, tras la única ventaja del Obradoiro (4-3) rompían el equilibrio en el marcador para disfrutar de hasta once puntos de rentas en el parcial inicial (15-26).


El Obradoiro se vio forzado a jugar a tirones, sin tanta precisión como su rival que entonces era el equipo letal de la tarde récord de las 19 supercanastas. Pero era difícil mantener esa continuidad y en el segundo cuarto, ya con la muñeca de Marcus Eriksson en funcionamiento, al Gran Canaria le tocó trabajar y refrescar su bloque para mantener su hegemonía en el partido reduciéndose al descanso a la mitad la renta (41-46).


Eriksson fue el líder anotador en el segundo sector de un partido que caminó entonces por un intercambio de canastas. Era el preludio del finiquito del partido porque el Gran Canaria repitió en el tercer cuarto lo que había hecho en el primero. Volvió a mostrarse letal con el tiro exterior y mantuvo las pautas de lucha y tensión defensiva.


Con un parcial 18-27, con otro +9 a su favor, el equipo de Pedro Martínez dejó en manos del tiempo el visto para sentencia. Fue capaz no sólo de aguantar el calor ambiental y el juego arriesgado del Obradoiro, sino de mantener el pulso para ir añadiendo puntos a su ventaja. La máxima, a partir de un mate de Willye, fue de 16 puntos (51-67) hiriendo profundamente la esperanza gallega.


Con esa tranquilidad, pudo elegir el Gran Canaria un último cuarto casi de mantenimiento, aunque siguió elevando su distancia en el marcador hasta 18 (65-83).


El Obradoiro comprobó que era imposible la persecución ante un rival con tantos recursos para cerrar la duodécima victoria.


Ahora, los cañones del Gran Canaria apuntan al Breogán este domingo.


Alineaciones:


Obradoiro: Llovet (5), Obst (9), De Zeeuw (5), Navarro (4), Singler (10) -inicial-, Sabat (4), Simons (4), Costa (0), Brodziansky (9), Spires (16), Hinason (0) y Vasileidis (16)


Gran Canaria: Hannah (15), Rabaseda (3), Strawberry (11), Tillie (14), Willey (16) -inicial-, Eriksson (16), Vene (3), Báez (0), Pasecniks (4), Paulí (9), Radicevic (5) y Oliver (0)


Cada cinco minutos: 19-28, 41-46, descanso, 59-73 y


Arbitros: Martín Beltrán, Luis Castillo e Iyán González. Eliminado Willey (m. 36)


Pormenores. Partido de la Liga regular de ACB disputado en el Multiusos Fontes do Sar.