Publicidad
Publicidad

Opinión

Un derbi con aroma a rebelión

  • EL OTRO PARTIDO
  • 03/05/2019 - 10:17
Aficionados de la UD Las Palmas en las gradas del Heliodoro (Mykel)

Manuel Borrego


Entre futbolistas actuales de la UD Las Palmas, sólo Rubén Castro sabe lo que es ganar un derbi en el Heliodoro con el escudo de los cinco unidos del 49. Si acaso, David García vivió emociones allí como aquel 2-2 de 2007 cuando la UD de Juan Manuel Rodríguez viajó hasta Santa Cruz con un farolillo rojo a sus espaldas y ofreció un gran partido de fútbol. Pero la mayoría de los jugadores repetidores del club han padecido en el clásico canario varias desdichas en feudo blanquiazul.


Recordábamos en estos días que Araujo y Rubén, los dos artilleros con más gol del equipo y teóricos titulares este sábado, tienen ante el Tenerife deudas personales pendientes en sendos pasos por el Rodríguez López. O que sólo Momo entre los actuales sabe lo que es un gol de amarillo en territorio comanche.


Todo lo que rodea a la UD Las Palmas en este encuentro de 2018-19, con los condicionantes propios y del adversario, hacen que en la víspera del encuentro de Canarias se atisbe un aroma a rebelión. La de unos u otros.


Hay un proceso en marcha en el club grancanario que ha sido debidamente explicado por el presidente Ramírez esta semana. Y está basado en el germen de un cambio para la próxima temporada, con Pepe Mel sentado junto a los rectores deportivos de la entidad dando su opinión sobre lo que ha de venir. Porque todo el indica que en el timón del equipo estará él con una idea ya consolidada sobre lo que es su actual empresa.


Pero la rebeldía de la UD Las Palmas no debe quedar sólo en saciar esas deudas personas o sinsabores en el derbi. Es una reacción más profunda, que ya tuvo ante el CD Lugo el primer acto. Es un cambio en la idea, en el juego e incluso en el hambre de quienes en el futuro han de enfundarse o seguir luciendo la elástico de esos cinco unidos que dejaron atrás todas las rencillas e dieron los pasos de un gran club que ha estado 34 temporadas en Primera División.


Este derbi es un partido puntual, que se recordará en el futuro por lo que aconteció en el campo. Pero tras él hay mucho más. Hay un cambio que incluso afecta a la idea futbolística; hay una selección natural de los jugadores que Mel debe considerar válidos para lo que venga en 2019-20. Y hay también una reválida de cantera, que ha suscitado más titulares en las últimas semanas que en las tres campañas anteriores.


Hay tantas cosas que cambiar ... que hasta el propio entrenador afronta el choque con su particular rebeldía. Porque tampoco ha ganado un derbi en Canarias y no sabe lo que viene detrás de un momento así.

 

Algunos grandes cambios en la historia de la UD comenzaron con un paso al frente en un derbi.