Publicidad
Publicidad

La previa

Uno se juega la vida; el otro, un estímulo

  • CRÓNICAS
  • 03/05/2019 - 19:11
Alineaciones probables de Tenerife y Las Palmas (C. Torres)

Manuel Borrego


No hace falta explicar la profundidad de un derbi. Pero el del tramo final de la temporada 2018-19 ha cobrado dimensiones inesperadas. Y ocurre porque, más allá de la rivalidad entre los dos equipos, el asunto de la permanencia se ha complicado mucho. Más para el CD Tenerife, que a la vista de su calendario se está jugando la vida, y de una UD Las Palmas que todavía no ha pisado tierra firme en el continente de la permanencia.


Hay otras asuntos importantes que viajan paralelos al partido de los partidos en Canarias. Pero del lado amarillo hay en juego una reconciliación que quiere avanzar después de las últimas decisiones del entrenador -abrió de nuevo la puerta de filiales- y del juego exhibido en la primera parte frene al CD Lugo.


Las Palmas desea exhibirse en el Heliodoro con el nuevo aire que ha adquirido en su fútbol. Quiere acabar la Liga con el brillo en la mirada de un equipo que desea entrar en dinámica positiva desde ya, para prolongarla en el tiempo con la nueva idea que proporciona Mel.


Las dudas de Araujo y Aythami para la visita al Heliodoro son los contratiempos que han llegado durante la semana, descubiertas en la víspera por el cuerpo técnico amarillo. Finalmente es la defensa, por la baja de Aythami Artiles, la que sufriría el único teórico cambio con respecto al choque precedente. Para suplir a Aythami hay al menos dos opciones a la vista: David García, en un relevo natural, o bien la reubicación de Javi Castellano en un puesto en el centro de la defensa. Quizá Mel baraja otras posibilidades entre los 18 jugadores que ha citado para el más corto desplazamiento de la temporada.


El Tenerife, sin Jorge Sáenz, recompone al resto de su mejor bloque en una etapa de mucho ruido en torno a su futuro y al del técnico José Luis Oltra. Ha sacado pecho él, como también el portero Dani Hernández, de no haber perdido todavía un derbi contra Las Palmas. Es cierto, pero por el camino quedó lo ocurrido en la ida, cuando un balón en el cogote de David García se convirtió en empate, expulsión del zaguero y un punto rescatado en los minutos finales con muy poco fútbol.


Entonces, como ahora, Las Palmas trataba de hacer lo mismo y el Tenerife seguía con sus precariedad clasificatoria. A partir de mañana comenzarán a vivir el resto de lo que el futuro inmediato les aguarda tras un derbi que siempre deja huella.