Publicidad
Publicidad

Una deriva que preocupa

Los tres golpes que la UD no debe olvidar

  • ENTRE BASTIDORES
  • 22/04/2019 - 19:09
Samways llora en Anoeta tras el descenso de 2002 (Norberto Rodríguez)

Manuel Borrego


La historia no debe repetirse. Pero hay que tenerla en cuenta para no repetirla. Eso debería hacer la plantilla de la UD Las Palmas actual: poner manos al asunto de la salvación de una manera clara y eficaz. Lo antes posible.


Porque el equipo, con tantos episodios en sus años de fútbol nacional, ha vivido varias situaciones de absoluto desencanto, de perplejidad. Fueron tres descensos de Primera a Segunda División que se produjeron en un final de Liga caótico, apurados en la última jornada.


La memoria distorsiona los datos y hechos que se produjeron. Pero los recordamos porque estas experiencias no se pueden volver a repetir:


1983. Las Palmas vivía holgada en la clasificación, después de empatar en El Helmántico (1-1) y ganar al Betis en el Insular (1-0). Faltaba un punto y quedaban cuatro encuentros por delante. Pero el desastre llegó no sólo por las derrotas sino por el amplio número de goles encajados en esas jornadas: 18. De haber sido partidos con resultados más cortos, el equipo amarillo se habría salvado.


Pero perdió 3-0 con el Celta, 0-3 con el Real Madrid, 7-2 con el Barcelona de Maradona y remató la sesión con el célebre 1-5 ante el Athletic, que coronaba campeones de Liga a los leones en el Insular. Por si fuera poco, en la última jornada el Valencia ganó 1-0 al Real Madrid, con el gol de Tendillo, cediendo el título también el equipo merengue.


Las Palmas y Valencia quedaron igualados en todo: 25 puntos y dos empates entre sí. Pero el balance final de goles en contra desplomó a los amarillos a la Segunda División.

 

1988. Tras ganar 3-1 al Athletic el panorama, fuera del descenso, parecía libre de peligro. Pero la UD encadenó resultados adversos frente al Atlético de Madrid 1-0, Sabadell 0-2, igualó en Mallorca 0-0 y perdió 0-2 ante el Logroñés.


La victoria 0-1 en Balaídos, ante el Celta, abrió la esperanza pero en la última jornada el Betis se llevó los puntos del Insular con un 1-2. Las Palmas volvió a descender ante sus aficionados, al faltarle un punto al menos para la promoción de permanencia.


2002. La UD había realizado una primera vuelta excelente, con Fernando Vázquez al frente. Era undécima y llegaba al final de Liga sin aparentes problemas. Había ganado al Villarreal 3-2 e igualaba 1-1 en el Nou Camp frente al Barcelona. Todo pintaba azul para el equipo grancanario.


Pero Olías malogró un penalti para poder ganar al Zaragoza 1-1 y a partir de entonces entró la duda. Igualó ante el Sevilla 1-1, perdió 0-2 en casa con el Rayo y Pamplona frente a Osasuna 3-2. Llegó el derbi y fue dramático con el gol de Marioni en el Insular, 0-1. Sin embargo acudió a San Sebastián con la esperanza de una combinación de resultados. Pero empató 1-1 y el Mallorca ‘no falló' ante el Valladolid 2-1. La UD volvió a casa con otro descenso inesperado.


Los amarillos de Pepe Mel están aún a tiempo de no despertar estos fantasmas que han marcado la historia de distintas generaciones de amarillos, que no las olvidan.