Publicidad
Publicidad

88-93: Triunfo con uñas, dientes y nervios de acero

El Gran Canaria gana su segundo encuentro como visitante en un partido importante en su lucha por la permanencia ante un peleón Fuenlabrada que lo dio todo por no verse superado en la clasificación

  • CBGC CRÓNICAS
  • 14/04/2019 - 19:50
Wiley y Hannah celebran una importante victoria en Fuenlabrada. (ACB_Photo/E. Cobos)

B.P.

Fotos: (ACB_Photo/E. Cobos)

El Gran Canaria logra la segunda victoria visitante de la temporada doméstica (88-93) y alivia su posición en la clasificación. El conjunto amarillo, inicialmente se diseño para codearse con la alta sociedad europea se ve capaz de lidiar en la zona obrera para que se requiere una mentalidad nueva y reforzada. En Fuenlabrada, los amarillos salieron con esa actitud e imponiendo sus mayores virtudes, sobre todo con un Eriksson acertadísimo. Pero pelear en esa zona baja no es simplemente una cuestión de querer hacerlo. Y así, los de Martínez tuvieron que sacar uñas, dientes y una nervios de acero para imponerse en un comprometido encuentro que les distancia ahora en dos victorias de la zona de peligro de descenso.

Manejarse en ella requiere, sin embargo, también habilidad para manejarse en esos terrenos tan sinuosos. Por eso, el conjunto local, respaldado sin fisuras por su público lograba no solo reponerse sino, a base mucho trabajo de trincheras voltear la situación y tras casi igualar la máxima renta amarilla (14-21), conseguir una a su favor de un punto menos (37-31), para proponer una primera mitad equilibrada como advertía el marcador 39-42 al descanso.

El regreso de los vestuarios contempló un escenario similar. El Gran Canaria era capaz de tomar el partido por el asa, pero incapaz de hacer que sus ventajas fueran de calado suficiente como para demostrarse ganador de calle. Con ocho puntos como máxima diferencia repetida en varias ocasiones durante el tercer cuarto, a los representantes isleños les costaba distanciarse de un Fuenlabrada notable en defensa y acertado desde el perímetro en los momentos más críticos para ellos.

Los hombres de Pedro Martínez trataban de enfriar el choque y hacer que las velocidades de los marcadores no fueran altas, con la intención de reflejar una distancia relativa en los guarismos superior a la que realmente se representaba (59-64). A un minuto del final de la tercera cuenta atrás cuando en uno de esas idas y vueltas con muchas pérdidas de balón de los amarillos, el exjugador del Granca Tomás Bellas encauzó su primer triple del choque para ajustar nuevamente la situación (62-64).

Con el comprometido 62-66 que logró l cuadro insular se iba a empezar una última fase del choque que ya no iba a tener margen de revisión. Había que hilar fino en los diez minutos definitivos que empezaban con el lastre para los de Martínez de tener al Fuenla lanzado por su racha de acierto anterior. En esa situación, el técnico confió en Hannah para llevar la batuta no sólo en el movimiento de las piezas en el campo, sino también en la responsabilidad de las anotaciones. Su primer director de juego le dio una respuesta satisfactoria y llevó al equipo hasta los siete puntos de renta, que ya a estas alturas 66-73 a 6:42 del final, resultaba muy bueno, que después el segundo de abordo en el timón, Albert Oliver, lo mejoró en el relevo con un triple que ponía por primera vez los dos dígitos en las distancias entre bandos (66-76) casi medio minuto después.

Parecía que se inclinaba el camino, con pendiente hacia abajo para los visitantes y hacia arriba para los locales, cuando los del ‘Fernando Martín' encontraron en las largas manos del taponador Kemp y la muñeca ardiente de Rupnik el motor que les permitiría volver a la lucha por la deseada y necesitada victoria. Lejos de dislocarse, el Gran Canaria encontró en su juego coral, los músculos de Balvin y los triples de Oliver y Balvin la barrera necesaria para proteger su dominio y alcanzar el +12 en el electrónico cuando Tillie se sumaba al concurso de triples (75-87) tras asistencia de Strawberry a 3:11 del final.

Apurados por la situación, el Fuenlabrada quemó todo su arsenal desde una dura defensa y rápidos lanzamientos a canastas que alimentaron su sueño por la remontada heroica que vieron cerca con un triple de Paco Cruz (81-87) a 1:43 del final o con las comprometidas decisiones arbitrales que nunca favorecieron a los de las islas.

Ficha del partido:

88 Montakit Fuenlabrada (20+19+23+26): L. Rupnik (20), P. Cruz (), C. Eyenga (14), V. Kravtsov (9), I. O'Leary -equipo inicial-, E. Rowland (6), T. Bellas (14), M. Garcia (8), M. Kemp (8), C. González (2) y N. Sikiras.

93 Herbalife Gran Canaria (24+18+24+27): J. Wiley (13), S. Vene (4), X. Rabaseda (6), D. Strawberry (5), N. Radicevic -equipo inicial-, C. Hannah (6), M. Eriksson (20), O. Balvin (13), O. Paulí (4), K. Tillie (14) y A. Oliver (8).

Árbitros: Miguel Ángel Pérez Pérez, Sergio Manuel y Raúl Zamorano.

Incidencias: 27ª jornada de la Liga ACB. Pabellón Fernando Martín. 5.341 espectadores