Publicidad
Publicidad

Los dos amarillos de Miguel Angel Santana

En 1977, el prometedor extremo de la cantera grancanaria se convirtió en el fichaje más caro en la historia de un Cádiz que debutaba en Primera

  • SABÍAS QUE ...
  • 10/04/2019 - 12:24
Miguel Angel Santana, en sus dos etapas con los tradicionales clubes amarillos del fútbol español (Norberto Rodríguez)

Manuel Borrego


En aquellos años, sólo eran reconocibles en el fútbol español el amarillo y azul de la UD Las Palmas y del Cádiz Club de Fútbol. Por este orden, además. Y en aquel tiempo se hizo célebre el paso singular de un amarillo a otro de uno de los jugadores con mayores perspectivas que había proporcionado la cantera de los setenta en la UD Las Palmas.


Miguel Angel Santana (1 de noviembre de 1953) firma la nota singular de defender los mismos colores, aunque distintos escudos, en una etapa de menor tránsito de futbolistas entre clubes.


El extremo grancanario era una de las joyas de la fábrica amarilla. Fue integrante del juvenil de la UD Las Palmas que se quedó campeón de España al vencer al Real Madrid en la final disputada el 8 de julio de 1972 en el Bernabéu (1-2). Los goles amarillos fueron de Leonardo y Oramas y aquella Copa la entregó el entonces Jefe de Estado, Francisco Franco, a los jugadores dirigidos por Manolo Torres.


En su etapa de amarillo en la UD queda inscrito su nombre en la gran victoria sobre el Torino (4-0) o en dos triunfos de Las Palmas en Mestalla, sobre el Valencia. "Mi etapa en Las Palmas se fue apagando poco a poco", reconoció a Tinta Amarilla, "quizá por mi culpa o porque dejaron de confiar en mí. La crítica tampoco fue justa conmigo".

Miguel Angel fue la imagen de la cantera grancanaria, con presencia en el primer equipo abandonando con Félix Marrero la promoción de su época.


Pero en julio de 1977, tras un lustro entre los profesionales de la UD Las Palmas, se produjo su traspaso al Cádiz. El equipo de la Tacita de Plata era un recién llegado a la Primera División y apostó por el que se iba a convertir en el fichaje más caro de su historia abonando a Las Palmas nueve millones y medio de pesetas (al cambio actual, 54.000 euros) para hacerse con un jugador del que se esperaba mucho.


Con apenas 24 años de edad, Miguel Angel entraba por el Carranza para jugar allí hasta 1980 en una etapa previa a la llegada del gran ídolo de todos los tiempos, Mágico González, con el que no coincidió.


Pero sí el atacante grancanario sería compañero en el Cádiz de los Mané, Quino, Ortega, Canito, Ramón Blanco, Pepe Mejías, Recio, Bocoya, Juan José, Chano, Hugo Vaca, ... nombres que movilizaron una etapa notable del equipo andaluz.


Santana tiene la singularidad de haber actuado en los dos partidos, contra el Cádiz de amarillo canario y contra Las Palmas de amarillo andaluz.


Cruzó de una ciudad a otra, de un puerto a puerto Miguel Angel Santana. En un tránsito raro entre futbolistas de ambos clubes, aunque sí lo hicieron en los últimos tiempos Murillo, Fredi, Miguel García, Pablo Sánchez u Ortuño. Santana llevó el acento canario y allí dejó una huella.

 

"El amarillo que me sentaba mejor es el de Las Palmas, que siempre fue mi equipo y el de mi tierra", matiza el que fuera destacado extremo isleño.