Publicidad
Publicidad

Opinión

El primer giro de timón de Pepe Mel

  • EL OTRO PARTIDO
  • 09/04/2019 - 07:10
El gesto de Pepe Mel a su llegada a la UD Las Palmas, el 5 de marzo pasado (C. Torres)

Manuel Borrego


Y aún cuando la UD Las Palmas está en una fase de incertidumbre plena en la competición, porque 27 puntos "dan para mucho", Pepe Mel ya ha cambiado parte de su reciente discurso de manera muy apreciable.


Lo hizo antes de viajar con el equipo a Oviedo, en un partido que siguió marcando el parón clasificatorio que él no pretendía. A este ritmo, la esperanza de al menos alcanzar la promoción no tardará en desaparecer por completo. Porque a su llegada fue contundente cuando explicó que sólo había aceptado el cargo para una misión, con un escenario que él mismo dibujó e hizo público: "He venido aquí con la condición de que se hable sólo de los catorce partidos. Que no se hable nada del verano. El futuro está en Riazor".


Sus palabras de entonces fueron categorías: "del futuro, nada". Y las repitió en semanas sucesivas hasta la víspera del Tartiere cuando el panorama venidero que insinuó fue el suyo propio, ofreciendo incluso un alto porcentaje para la renovación en la UD Las Palmas. No tuvo reparos en olvidar el mensaje original.


Es evidente que algo está cambiando desde su llegada el 5 de marzo hasta ahora. El primer nuevo escenario es la llegada de un director deportivo, Rocco Maiorino, que también llega a un proyecto con ideas no invadidas por los acontecimientos más recientes. El Mel de hace unos días habló de un porvenir como club que le ha sorprendido y de sus avances en conversaciones con el nuevo ingeniero deportivo de la UD Las Palmas.


Ha sido llamativo ese cambio tan claro de timón en el entrenador, que ahora prolonga su visión más allá del 30 de junio aún formándose en él una opinión propia. Han ido cambiando en el transcurso de este mes más cosas en él, entre ellas el propio diseño táctico con el que pretendió iniciar su etapa o la valoración de algunos de los futbolistas que tiene en plantilla. Pero no ha de terminar en palabras todo. Si ha de ser el director del equipo en los meses sucesivos, sea cual sea la categoría, debe revisarlo todo para que de una vez se aporten las soluciones que demanda este club tan arraigado como él mismo ha comprobado. Debe mirar cuáles son las condiciones técnicas de los futbolistas que pretende, el perfil de combatividad que requiere la categoría, los posibles refuerzos del filial, ... debe comprobar las botas y hasta si el descanso de los jugadores es el correcto en un equipo profesional. Porque un equipo lo es todo, hasta el mínimo detalle.


Mel dijo que llegó para catorce partidos. Y si se tiene que enojar con los protagonistas y responsables de este invento, que no son otros que los jugadores, que no se achante. Un volantazo con toda la información correcta será positivo, sin duda.