Publicidad
Publicidad

El recuerdo de Ernesto Aparicio

"Nos enseñó la profesión de futbolistas"

Varios capitanes de la UD Las Palmas resaltan la figura del legendario jugador fallecido, cuyos valores fueron crearon signo de identidad en el club grancanario

  • AMARILLOS DE SIEMPRE
  • 04/04/2019 - 14:54
Arriba: Aparicio emocionado en el sepelio de Guedes, con García Panasco, en la enfermería y en una acción de partido. Debajo, en un saque de honor y como capitán ante el CD Tenerife

Manuel Borrego


¿Quién era Ernesto Aparicio?. Distintos capitanes de etapas de la UD Las Palmas hablan en Tintaamarilla.es de la personalidad, de la lealtad y de la pasión del futbolista que este jueves 4 de abril deja un vacío en el contexto histórico de la UD Las Palmas.


Germán Dévora,
presidente de honor del club grancanario, fue su compañero en el campo y su jefe en el banquillo: "Se nos fue el gran capitán de la UD Las Palmas. No tengo todas las palabras para agradecer lo que ha sido Ernesto Aparicio. Diría que, después de don Carmelo Campos, era la segunda persona que más quería a la UD Las Palmas. Lo fue todo para el club y también el club para él. Cuando llegué al equipo siendo tan joven, Ernesto me recibió con los brazos abiertos. Él, junto a Collar, Espino, Vegazo y otros futbolistas veteranos eran los encargados de acoger a los jóvenes y enseñaban. Luego, en el campo, lo daban todo por este equipo. Querían muchísimo a la Unión Deportiva. Y como amigo era inmejorable. Han pasado tantos años desde que nos conocimos que nuestra relación sigue intacta desde entonces. Eso dice todo"

 

José Manuel León evoca su figura de la siguiente manera: "Yo veo a Ernesto Aparicio como un padre. Desde el primer día en que lo conocimos hasta el último que estuvimos con él era el mismo. Mucha gente no lo conoció bien, pero era mejor persona que futbolista. Porque es verdad que como jugador tenía limitaciones. Sin embargo, fue un lateral eficiente para la UD Las Palmas y fue un hombre de club, de esos que hacen grandes a las entidades. A todos nos ayudó muchísimo. Nos aconsejó por el buen camino. Muchos jugadores están agradecidos por sus palabras, por su comportamiento y por su entrega al club. Yo fui capitán una vez de la UD Las Palmas y él lo fue tantas veces que de verdad sentíamos que era el capitán verdadero de un club tan grande"

 

Roque Díaz, presidente de la Asociación de Ex jugadores: "Hablar de Aparicio es hablar de uno de los grandes futbolistas de la historia de la UD Las Palmas. La quería tanto que se compró su casa al lado para ver desde la ventana todo, incluso los entrenamientos a los que no podía acudir. Vivió para el club y para sus compañeros. A mí me ayudó muchísimo. Porque cuando pensé que igual tenía que dejar el fútbol por una lesión, él siempre estaba para animarme, para aconsejarme, para escucharme. Yo soy un caso pero en el club puede haber decenas de futbolistas que podrían repetir lo mismo. Aparicio fue un hombre que sumó mucho para la entidad"


Manolo López, que fuera portero y delegado del primer equipo, sintetiza de esta forma: "Me llevo el recuerdo de una persona extraordinaria. Fue nuestro capitán siempre, incluso cuando yo era delegado y él estaba en el puesto de masajista para mí era el Capi. Porque el valor que tiene Aparicio está más allá del balón. Es la persona, con esos sentimientos que siempre aportaba a todas sus palabras. Era un hombre leal, representaba lo que fue la UD Las Palmas en aquella época"


Paquito Ortiz,
otro capitán modélico del club amarillo, admite que "no lo vi jugar, pero no hace falta. Todas las referencias que tengo con él me las mostró más tarde cuando yo era futbolista. Su comportamiento día a día con nosotros era una ayuda. Daba gusto escuchar a Aparicio. A mí me encantaban sus historias sobre la Unión Deportiva Las Palmas que él conoció como jugador. Nos decía cómo eran los viajes, cómo era el tráfico que hacían los futbolistas para ganar un dinero. Me sorprendió mucho el sentimiento tan grande, sus palabras, cuando una vez recordó las muertes en activo de Tonono y Guedes. Lo había vivido muy intensamente y años después lo contaba como si fuera reciente. Ese era Aparicio, todo corazón. Recientemente", añade, "fuimos a un acto con los ex jugadores. Y quedé impresionados por unas palabras que Germán Dévora le dijo a Ernesto: "Sólo tengo que darte las gracias por haberme enseñado la profesión de futbolista". Lo dijo todo".


A Orlando Suárez le cuesta este jueves organizar dos frases para hablar de Ernesto Aparicio. Está muy emocionado al conocer la muerte de una persona que influyó decididamente en su vida deportiva. "El Capi hizo muchas cosas por mí. Convenció a Paquito García para que yo debutara con apenas 16 años. Le pidió que se atreviera, que yo era fuerte pese a la juventud, que podía ser útil al equipo. Y el técnico le hizo caso. Por eso para mí es como un padre. Siempre se lo agradecí".


Pero no quedó ahí la aportación de Aparicio con Orlando, al que siguió de principio a fin. "A los 18 me lesioné en la rodilla y, por momentos, llegué a creer que tendría que dejar el fútbol. Y ahí también estuvo El Capi. Me hacía llegar dos horas antes para ayudar en mi recuperación. Me acompañaba a Madrid, a ver al doctor Guillén. También lo hacía el doctor Emilio Tomé. Pasó horas, horas y horas conmigo. Me decía que yo podía, me convencía. También me ayudó mucho Juani Castillo. Para un chico joven en aquella época era muy duro este proceso. Yo sentí el respaldo de Aparicio que sacrificaba incluso días libres para poner a punto mi recuperación. Era una persona increíble. Entre ambos había mucha edad pero lo considero un gran amigo. Hoy estoy muy triste; siento mucho su marcha".

 

Noticias relacionadas