Publicidad
Publicidad

90-67: El Granca se despide como un campeón

Los amarillos baten con rotundidad al Olympiakos griego en su último partido de Euroliga como local

  • CBGC CRÓNICAS
  • 21/03/2019 - 22:18
Tillie, Wiley y Hannah, en el Gran Canaria Arena (C. Torres)

Juan Pedro Borrego

La Euroliga dejará un pequeño vacío en el Gran Canaria Arena tras disputarse el último encuentro de su equipo como local en esta competición esta temporada. No se sabe cuándo volverán a alinearse los planetas para ver al conjunto canario medirse con todos los mejores equipo del ‘Viejo Continente', por lo que la oportunidad merecía una despedida de traca. Y así lo motivó el conjunto insular, que, en una noche pletórica tanto en defensa como en ataque (Eriksson 24 puntos), tenía prácticamente sentenciada la victoria al término del tercer cuarto ante un Olympiakos Pireaus que se puede descabalgar de las posiciones de play off con la derrota en la Isla y si sus compatriotas del Panathianikos vencen en la visita a Milán.

 

Con tres triples consecutivos el Gran Canaria tomó un camino muy recto en el partido ante un Olympiakos al que le costaba abrir el aro amarillo. Con esa cómoda diferencia inicial el equipo de Pedro Martínez ascendía en su valoración de autoconfianza para ser capaz de contener las arremetidas de un equipo griego que se jugaba mucho más en la clasificación que los representantes canarios. Ya no se puede esconder que el estado anímico del conjunto de Pedro Martínez es muy diferente al que ostentaba en el pasado y que, como en el dilema del huevo o la gallina, lo cierto es eso alimenta a su dinamismo y eficacia en el juego y éstos a su fe en sí mismo como conjunto como para dibujar jugadas de gran brillantez y de la entidad que se espera de un equipo de Euroliga.

 

La despedida del Gran Canaria Arena en esta competición se prometía grandiosa. Lo mismo que había pasado con su encuentro inicial ante el FC Barcelona en octubre del año pasado. Strawberry, agotador para los planteamientos de David Blatt en el banquillo visitante, marcaba el eje de distribución de los minutos de un Gran Canaria que ya empieza a tener un problema añadido, vero muy bien recibido, para sus preparadores, elegir los doce de cada jornada entre la larga nómica que ahora mismo gestionan en la primera plantilla del club. Y con él liderando el mandato anotador de los locales, el Granca se escapaba antes del descanso de un Olympiakos que llegó a verse hasta 14 puntos por detrás en el marcador (38-24 y 40-26).

Lejos de permitir que se repitiera lo sucedido en el partido anterior con el Barça con una segunda parte en la que les sacaron de la pista, el Gran Canaria repasó el guión en el vestuario para volver a imponer a base de los triples de Eriksson, una diferencia importante sobre los visitantes que llegó a ser de hasta 20 puntos (54-34) en la mitad del tercer cuarto y de 23 (69-46) al cierre del mismo para desencanto de los de El Pireo.

 

El partido estaba sentenciado. El Olympiakos ya no iba a ser capaz de llegar siquiera a la anotación del Gran Canaria en tres cuartos, y mucho menos cuando los de Martínez seguían tocados por los ‘dioses' del Olimpo para llegar a hasta los 27 de diferencia (85-58) para éxtasis de sus aficionados, que ahora ya respiran y gozan con su ‘nuevo' equipo.

 

Ficha del partido:

 

90 Gran Canaria (19+21+29+21): Hannah (7), Rabaseda (6), Strawberry (13), Tillie (2), Balvin (4) -Equipo Inicial-, Wiley (10), Balcerowski, Oliver, Eriksson (24), Vene (14), Pauli (6) y Radicevic (4).

 

67 Olympiakos (16+14+16+21): Weber (13), Williams-Goss (9), Milutinov (8), Printezis (9), Papanikolaou (4) -Equipo Inicial-, Toupane (12), Vezenkov (3), Mantzaris, Pokusevski, Bogris (1) y Leday(8).

 

Árbitros: Sreten Radovic, Anne Panther y Renaud Geller. Eliminado por faltas, Hannah (m. 40).

 

Incidencias: 28ª jornada de la Euroliga. Pabellón Gran Canaria Arena. 4.914 espectadores.