Publicidad
Publicidad

Un poco de Pepe Mel

"Para jugar al fútbol la cabeza debe estar limpia"

  • ENTRE BASTIDORES
  • 04/03/2019 - 16:57
Mel anima a Rubén Castro, en la etapa bética del técnico y del goleador grancanario (AS)

B.P.


La amplia trayectoria profesional de Pepe Mel en el fútbol español le otorga un plus en la llegada al banquillo de la UD Las Palmas. Fue notable futbolista de la escuela del Real Madrid, con posterior trayectoria en el Osasuna y Betis. Pero el Mel que ahora llega en un intento de hacer historia en catorce partidos con el equipo grancanario es otro, curtido en los banquillos.


Y eso que su primer mal trago profesional se produjo en Canarias, cuando siendo entrenador del CD Tenerife -el primer club nacional en felicitar al técnico por su incorporación a Las Palmas- dijo aquella célebre frase antes de visitar en Copa al Lanzarote: "Vamos, comemos, ganamos y volvemos" expresó antes de viajar a Arrecife, donde los blanquiazules cayeron luego 5-1 y quedaron apeados de la Copa de 2002.


Mel es ahora un técnico torneado que trata de explotar lo mejor del futbolista evitando la intoxicación mental como quizá pudo provocar aquel celebérrimo día. "Para jugar al fútbol, lo principal es que la cabeza debe estar limpia" comentaba en sus más recientes ciclos profesionales.


Y mucho de eso será su trabajo en la UD Las Palmas. "Los futbolistas necesitan ganar confianza y el técnico tiene que transmitirla con ilusión", añade.


En ese trabajo, Mel ha sido casi un padre deportivo para Rubén Castro, al que ha logrado extraer el arsenal goleador que llevaba dentro. Incluso para defender al ariete de La Isleta: "Rubén tiene muchas virtudes" dijo en su día, "pero no se expresa tan bien como lo hace Valdano. Dios no le ha dado esa virtud".


La venida de Mel a la isla de enfrente era una opción siempre abierta a un paso del sí. En el verano de 2018 estuvo cerca de ocurrir pero el documento no se firmó porque en el camino se cruzó Manolo Jiménez. Entonces dedicó su tiempo a otra de sus pasiones: la escritura. Y en este periodo ya ha presentado su nuevo libro, ‘La llave sefardí'. "Escribir me ayuda a estructurar; es como planificar una semana de trabajo con los jugadores". En Las Palmas encontrará mucho que ordenar, mucho que trabajar y poco tiempo para hacer.