Publicidad
Publicidad

Euroliga

80-99: El debut de Wiley ilumina otra derrota

La aparición del refuerzo y la batuta de Radicevic aclaran el partido ante un Panathinaikos que sólo pudo sentirse cómodo en el tercer cuarto

  • CBGC CRÓNICAS
  • 28/02/2019 - 22:01
Hannah, Strawberry y el debutante Wiley pelean bajo tablero por un rebote (C. Torres)

B. Pérez


El Gran Canaria perdió un nuevo partido de Euroliga (80-99). La noticia en sí no tiene mayor trascendencia porque la participación del equipo de Víctor García morirá en la fase regular. Pero su encuentro contra el Panathinaikos dejó algunas luces, especialmente las proporcionadas por la vuelta a la creatividad del equipo de Radicevic y la energía que proporcionó Jacob Wiley. El partido tuvo sus momentos de brillantez con un tramo final de mayor decepción, cuando el equipo local dio por perdido el choque y fomentó una diferencia de -19 que no hace justicia con lo vivido en el Gran Canaria Arena.


El partido ante los helenos tenía muchos incentivos para el propio técnico del Gran Canaria, Víctor García, que puso a rodar en la competición a los nuevos fichajes del equipo. A Wiley, incluso, en el quinteto inicial con apenas un puñado de sesiones con sus nuevos compañeros. Los nuevos hombres altos salieron a integrarse en el nuevo ambiente deportivo en el que se han integrado, mostrando al menos mucha voluntad y pelea.


Gustó más Wiley, con más minutos para mostrarse que Jeffersson. El pivot que vino del basket australiano se fajó con todos en la zona y no tuvo timidez para acabar con una puntuación elevada. Acabó el partido, en el tercer cuarto, escuchando su nombre en las gradas en una señal de prematura aceptación.


Y también ya era un alivio comprobar de nuevo en pista a Niko Radicevic con batuta en mano, tratando de ponerse a la par del hombre 'show time' del Panathinaikos. Calathes salió a pista a exhibir ese baloncesto cada más escaso, con sus pases impredecibles y acciones del buen gusto para propios y extraños.

Un primer cuarto anotador


El encuentro se desarrolló con esa filosofía de dar espectáculo, con marcadores muy altos como mostró el primer parcial del juego (26-28) y alternativas constantes. El Gran Canaria respondía levantando el ánimo de sus aficionados con tan atrevidas acciones ofensivas como las que intentaba su rival. Calathes se fue al descanso con seis asistencias, algunas maravillosas, pero atrás no se le quedaba Radicevic, con cuatro. Rabaseda amenizó el ataque amarillo con sus 17 puntos, inyectados con cuatro triples en los primeros veinte minutos. La respuesta griega la ponían Langford y Antetokounmpo, pues entre ambos firmaban casi la mitad de los puntos visitantes.

 

Hubo un momento en el choque que pareció el de la ruptura. Con 32-28, el equipo heleno endosó un parcial 0-16 pasando el marcador a 32-44 pese a la desesperación de Víctor García que frenó con dos tiempos muertos el partido. Pero dos triples y un robo para mate de Rabaseda colocó de nuevo apreturas para dejar la incertidumbre con un segundo tiempo que prometía ser muy largo para ambos (45-50).

Caída tras el descanso


Las prestaciones ofensivas del Gran Canaria bajaron sensiblemente a raíz del tercer cuarto. Después del último empate, 55-55, el Panathinaikos fue poco a poco mostrando una mayor profundidad de banquillo o más hechuras en sus hombres determinantes.


El Gran Canaria soportó a tirones la embestida hasta que que al final se abrió de nuevo una brecha de hasta 19 puntos que, sin duda, no refleja la estrechez vivida durante la mayoría del tiempo del juego.

Alineaciones:


Gran Canaria: Radicevic (5), Rabaseda (21), Eriksson (11), Tillie (8), Wiley (16) -equipo inicial-, Oliver (2), Hannah (8), Vene (5), Balvin (0), Paulí (0), Strawberry (2) y Jefferson (2)


Panathinaikos: Calathes (17), Papagiannis (14), Kilpatrick (8), Antetokounmpo (16), Mitoglou (0) -inicial-, Payne (-), Langford (18), Papetrou (10), Gist (8), Vougioukas (4), Kalaitzakis (-) y Lekavicius (4)


Parciales: 26-28, 45-50, descanso, 66-73 y 80-9, final.


Arbitro: Ryzhyk, Latisevs y Udyanskyy


Pormenores. Partido de Euroliga disputado en el Gran Canaria Arena con una ruidosa hinchada del Panathinaikos. Debut en partido oficial de los últimos fichajes amarillos: Wiley y Jefferson.

 

Galería de fotos: C. Torres