Publicidad
Publicidad

Muñiz pide a La Rosaleda que se una para recibir a la UD

  • EL RIVAL
  • 08/02/2019 - 14:05
Muñiz, en el partido perdido en el Estadio de Gran Canaria (C. Torres)

B.P.

 

Juan Ramón Muñiz, entrenador del Málaga, ha pedido este viernes que La Rosaleda sea un fortín que no pueda asaltar la UD Las Palmas. El técnico pidió públicamente a la afición andaluza sea determinante en el partido. Porque "tenemos que ser conscientes de que aquí al final de liga van quedando menos partidos, pero todavía es mucho lo que queda por delante. Tenemos que ser conscientes de que va a haber partidos importantes en este tramo de liga y ahí es donde pedimos un poco el apoyo de la afición. Necesitamos que haya una unión tremenda y que La Rosaleda sea un estadio fuerte, un estadio difícil para el rival, un estadio complicado y que el jugador se sienta en un ambiente cómodo. En un ambiente de ánimo, de apoyo, no en un ambiente de crispación. A nosotros no nos va a quedar por honradez, por trabajo, por exigencia en nuestro día a día ni por horas. Sabemos que para conseguir lo que necesitamos, La Rosaleda tiene que ser un estadio fuerte en el tramo final de Liga ante un buen equipo. Esperamos estar al nivel y que La Rosaleda sea un verdadero fortín apoyando al equipo en los momentos buenos y en los no tan buenos", en declaraciones recogidas por el propio club.

 

Sobre el equipo amarillo indicó que "está confeccionado para estar en lo más alto posible. Cuando lees la prensa de las ciudades, ves que es uno de los equipos más fuertes de la categoría. Tiene jugadores importantes, tiene muchas cosas que hacen prever que va a estar en la parte alta de la clasificación".


Explicó también su teoría sobre cómo va el club andaluz y lo vivido hasta el momento. "Cuando terminamos la temporada pasada o empezamos esta temporada se decía ‘este equipo no se va a poder hacer', ‘no hay entrenador', ‘no hay director deportivo', ‘el equipo va a ir a una zona que va a desaparecer', ‘de Segunda B', etc. Oí cosas que asustan porque parecía que no estabas hablando del Málaga CF. Nuestra primera final fue en Lugo y al ganar los cuatro o cinco partidos siguientes todo se estabilizó y nos pusimos en el lado contrario: en la euforia. Hay que ser conscientes de que la Segunda es muy difícil, que es mucho más fácil bajar que subir, que no hay equipo mejor que otro. Los equipos que están arriba compiten bien. ¿Juegan bien? Bueno, a veces sí, a veces no, pero compiten siempre muy bien y entre esos equipos que están ahí arriba y compiten bien está el Málaga CF y, a partir de ahí, tenemos que ser conscientes de que lo que nos queda por delante es difícil y duro".