Publicidad
Publicidad

La previa

La hora del verdadero compromiso

  • CRÓNICAS
  • 03/02/2019 - 19:31
Alineaciones probables del UD Las Palmas-Real Zaragoza

Manuel Borrego


Detrás del cierre del mercado de invierno quedan mensajes deslizados que hablan del por qué algunas cosas del vestuario. El primero que lo emitió fue Raúl Fernández antes de las vacaciones navideñas: "El que esté dudando o no esté comprometido, que se marche" dijo enojado el portero vasco después del duro golpe ante el Córdoba.


La oleada de rumores sobre salidas o deseo de abandonar ya debe haber terminado tras el 31 de enero, con el colofón a estos actos que ha puesto este mismo domingo Paco Herrera al hablar de varios jugadores con la mente fuera del proyecto. Alguno ya se ha ido y otro, de momento se queda.


Pero la Liga no espera a los indecisos. Es la hora del verdadero compromiso. Porque el calendario sigue avanzando y los que están han de quemar las naves para intentar que esta UD Las Palmas vuelva a enlazarse con la zona alta de la clasificación.


Esa posibilidad se podría aproximar en el encuentro ante otro de los históricos desorientados del campeonato, el Real Zaragoza. El triunfo en el partido tiene un gran valor porque permitirá a la UD Las Palmas superar la barrera de los 30 puntos y seguir con sus maniobras de reacción.


Herrera piensa para ello en el once que ganó al Osasuna hace tres semanas como inspiración para recibir al Zaragoza. Ese bloque funcionó durante una hora, después del 1-0, con interesantes prestaciones ofensivas y defensivas. La única duda confesada por el técnico es la de dar entrada a De Galarreta o recuperar la velocidad del zurdo germano Blum.


Los comprometidos profesionales del proyecto tienen esa misión este día. Y los comprometidos aficionados de las gradas también algo que aportar, como siempre ocurrió en los grandes momentos del club. La Liga no está sentenciada y esta UD Las Palmas sólo podrá avanzar hacia su objetivo apretando dientes y superando el efecto lesivo de la deserción. Esa es una seña de identidad de los proyectos donde los no convencidos sobran.