Publicidad
Publicidad

104-106 ante el Milán

El Granca soñó hasta la última jugada

El conjunto amarillo cae en la prórroga tras haber ganado tres de los cuatro cuartos reglamentarios y con una actuaci´çon sobresaliente de Marcis Eriksson (28 puntos).

  • CBGC CRÓNICAS
  • 01/02/2019 - 22:35
Eriksson celebra una de sus canastas de tres puntos ante el Milán (C. Torres)

Juan Pedro Borrego

 

El Gran Canaria sucumbe en la prórroga ante el Armani. Dos primeros cuarto y un último ganados por los amarillos no fueron suficientes sino para compensar el triunfo parcial en el tercero del Armani para llegar a una prórroga en la que los italianos se mostraron más sólidos que los amarillos. Eriksson, claramente el mejor de los amarillos en el encuentro salvó inicialmente la derrota casi sobre la bocina, pero luego no pudo hacer lo propio tras el tiempo extraordinario en idénticas circunstancias.

 

Esta vez el Gran Canaria fue de atrás hacia adelante. Porque el inicio del partido fue realmente decepcionante por parte del equipo de Víctor García: Poca intensidad defensiva, errático en los lanzamientos y sin contundencia en la zona propia. En un abrir y cerrar de ojos se vio con un marcador 6-17 de salida y malas sensaciones.

 

Sin embargo, la reacción llegó desde el primer cuarto. Porque de repente el Gran Canaria se desató. Todo comenzó con la mano de Strawberry con dos triples consecutivos, pero a base de bombas del exterior Eriksson se animó para y reduciendo a todo tren la distancia. Con un triple de Báez llegó el primer empate 21-21 y con otra bomba exterior, desde ocho metros, Eriksson puso por delante al Gran Canaria en el primer parcial 28-27.

 

El sueco alegró la tarde con 17 puntos en el primer periodo (cuatro triples, tres tiros libres consecutivos y una canasta de dos). Eriksson fue el gran animador de un partido que antes del descanso se había enderezado para los amarillos, con jugosa ventaja de siete puntos (46-39). En este primer periodo, además, llegó el incidente de la lesión de Gudaitis, ovacionado en su retirada por la afición grancanaria.

 

Arremetió con todo lo que tenía el Armani desde la vuelta a la cancha para poner en apuros a un Gran Canaria al que ya le costaba más tanto llegar al aro contrario como evitar las aproximaciones italianas al suyo. Los triples empezaban a tomar protagonismo en los dos conjuntos para acelerar un marcador, como se dice en el argot baloncestístico, hacía la goma constantemente. Eriksson, ‘on fire', inspiró a un Granca que desde la muñena de Killie alcanzaba su máxima renta hasta entonces del partido, nueve puntos (58-49), cuando habían transcurrido tres minutos del tercer cuarto.

Pero en el baloncesto, como en la vida, nada es definitivo, y los cambios sorprenden para bien o para mal. Así, el Armani insistía para complicar la dirección de Oliver y aprovechar su mayor versatilidad ofensiva para volver a colocarse muy cerca de los talones grancanarios en la carrera por la victoria. Y así con 64-63 a 1:58 para llegar al final del cuarto empezaba a sonar como la advertencia de lo que iba a suceder medio minuto más tarde, la remontada total (64-65) para llegar con esa renta mínima al último cuarto (67-68).


El Milán le daba una vuelta de tuerca al partido nada más iniciarse la última cuenta atrás. Con 72-76, el choque se comprometía para los de Víctor García, que flaquearon un permitir a Omic alargar su desesperación (75-81) a seis minutos del final cuando la eliminación por faltas del conjunto transalpino le abrió una nueva puerta a una esperanza que intentaba ahogar James Nunnally, empeñado en tomar el testigo de Mike James.

 

Con 80-85 y a 3 minutos del final, el partido era una contrarreloj en la que la precisión se pagaba a precio del oro. El Milán apenas perdió la suya lo suficiente como para que el Granca no fuera capaz nada más que de acercarse a un punto (86-87) a 18 segundos del final, y aunque con el balón en posesión los visitantes se mostraron acertados en los tiros libres como para sentenciar su victoria (86-89), Eirksson llegó a tiempo con un triple a un segundo y medio del final para forzar la prórroga (89-89).

Y otra vez en el tiempo extra, remando a contracorriente, el Gran Canaria tenía que intentar la hombrada de superar los cuatro puntos que llegó a tener el Armani (94-98) con dos minutos por jugarse en los que ahora si, no volvió a fallar el conjuntó milanés.

 

Alineaciones:

 

104 Gran Canaria (28+18+21+22+15): Hannah (12), Rabaseda (5), Strawberry (10), Tillie (12), Fischer (2) -inicial-, Oliver (2), Erikson (28), Vene (8), Balvin (6), Báez (8), Pasecniks (9) y Paulí (2).

 

106 Armani Milán (27+12+29+21+17): Mike James (22), Micov (24), Gudaitis (6), Bertans (6), Brooks (4) -inicial-, Kuzminskas (12), Cinciarini, Nunnally (22), Burns, Jerrells (4) y Omic (5).

 

Marcador cada diez minutos: 28-27, 46-39, descanso, 67-68 y 89-89, prórroga, y 104-106, final.

 

Árbitros: Javor, Mantyla y Fritz. Pitaron técnica a entrenador visitante, Simone Pianigiani, (m. 29). Eliminado por faltas, Mike James (35 m.), y al entrenador local, Víctor García, (m. 43).

 

Pormenores. Gran Canaria Arena, jornada 21 de la fase regular de la Euroliga de baloncesto. 4.697 espectadores.

 

Galería de fotos: C. Torres

 

Galería de fotos

Eriksson celebra una de sus canastas de tres puntos ante el Milán (C. Torres)