Publicidad
Publicidad

Fútbol sala

3-2: Derrota mínima del Gran Canaria FS

  • MÁS
  • 19/01/2019 - 22:41

Un doblete de Juanillo tras una gran segunda parte hace soñar al Gran Canaria Fútbol Sala con el empate en Ciudad Real (3-2). Sin embargo, el Gran Canaria Fútbol Sala encajó la segunda derrota liguera consecutiva después de protagonizar una sobresaliente segunda parte en la que rozó el empate tras ir perdiendo por tres goles a dos.

 

Un doblete de Juanillo en dos mágicos´minutos del segundo acto permitió soñar con un resultado positivo que, sin duda, merecieron los pupilos de Suso Méndez por los méritos contraídos durante los 40 minutos del choque.

 

El encuentro arrancó con la igualdad esperada entre el Manzanares, poderoso e invicto en su feudo, y el Gran Canaria Fútbol Sala, siempre valiente y atrevido en su juego y planteamiento.

 

Así, hasta el minuto trece el marcador permaneció inamovible, a pesar de las aproximaciones peligrosas del local, Kiki y el visitante, Dani Aguilera. Los porteros se mostraba seguros en su objetivo de sellar su marco a cal y canto.

 

 

Sólo tras una jugada de estrategia a la salida de un saque de esquina fue capaz el cuadro ciudarealeño de abrir el marcador, a través de Pablo Mel en el minuto catorce (1-0).

 

Acto seguido, y fiel a su estilo, el equipo canario decidió atacar de cinco en busca de las tablas, pero una pérdida de balón hizo que Pepe, ex del equipo isleño, estableciera el segundo tanto en el minuto diecisiete (2-0).

 

Antes de llegar al intermedio y, de nuevo, tras un robo de balón jugando de cinco, el Manzanares abrió brecha con un tercer gol -Pablo Mel- que ponía cuesta arriba el partido para los de Suso Méndez.

 

 

Pero el Gran Canaria Fútbol Sala está acostumbrado a las gestas y a voltear resultados adversos y a punto estuvo de lograrlo con dos goles de Juanillo y una postrera ocasión que abortó el meta visitante Pepote.

 

Un latigazo al larguero de Manu Díaz en el ecuador del segundo periodo fue al acicate para la reacción canaria con el primero de Juanillo en el minuto 31 de partido. Sin tiempo para el despertar visitante, otra vez el capitán hizo de mago para estrechar el electrónico y llevar la zozobra a la grada (3-2), si bien la hombrada no pudo ser consumada y el Gran Canaria Fútbol Sala acabó doblando la rodilla ante un rival que sigue sin perder en su casa.

 

A pesar de la derrota, el equipo isleño volvió a dejar su impronta de conjunto peleón, aguerrido y con calidad suficiente como para enfrentarse a cualquiera. Ahora toca pensar en el próximo partido en casa el próximo sábado, 26 de enero, ante el Rivas Futsal.

 

  • Publicidad