" /> La rocambolesca inscripción mundialista de Añaterve Abreu
Publicidad
Publicidad

La rocambolesca inscripción mundialista de Añaterve Abreu

"Me inscribieron por teléfono, pero tuve que ser operado de urgencia y fui sancionado porque no aceptaron los partes médicos de mi caso"

  • NOTICIAS
  • 14/01/2019 - 16:44
Añaterve Abreu, en su reciente etapa como luchador del Maninidra (C. Torres)

B.P.

El denominado Mundial de lucha canaria ha dado más que hablar por las sanciones que ha originado (sólo a luchadores canarios) que por lo presenciado en la arena del Centro Insular de Deportes.

 

Uno de los cuatro bregadores que sufren un castigo de dos meses de suspensión por parte de la Federación Regional de lucha canaria es Añaterve Abreu, que fuera hasta hace un par de temporadas puntal A del Maninidra de Ingenio. Su caso borda lo extraordinario, casi inverosímil. Porque se le exige rigor exhaustivo para justificar el paso por el quirófano mientras la inscripción se formalizó con una simple llamada de teléfono. "Y cuando intenté comunicar que tenía que ser operado, el presidente regional y otras personas de la Federación no atendieron mis llamadas".

 

Ya hemos relatado en estas columnas cómo se confeccionó a velocidad, con errores de cálculo y falta de rigor el torneo que tuvo lugar a finales de año en Gran Canaria. La manera de contactar con la Federación de luchas Celtas o con Senegal, admitida por Juan Ramón Marcelino, es clara ilustración. Sin embargo, hubo más. Así cuenta Añaterve su frustrante experiencia, que le obliga a acudir ahora al Comité Canario de Disciplina Deportiva.

 

Narra el puntal a Tintaamarilla.es que "esta temporada me comprometí con el Aridane La Palma para luchar en la Liga Regional. Si acaso podríamos haber actuado también en la Copa de Gran Canaria. Estoy trabajando y es un año muy importante en mi vida porque nacerá mi hijo", admite el luchador tinerfeño.

Convocatoria telefónica

"Me estoy preparando con el Tijarafe, en Tenerife, pero cuando vi que se iba a organizar el campeonato le pedí permiso a mi club para poder competir. Me venía bien agarrar con otros puntales para coger la forma. El Aridane me dio permiso y por eso llamé al presidente Marcelino para indicarle que tenía intención de ir al Mundial. Me dijo que la llamada ya era suficiente y que en los días sucesivos me iban a enviar toda la documentación sobre el barco, el hotel y lo demás. Me dijo: "pásate por la Federación" porque "con esta llamada ya me vale"; pero nunca supe nada más. Ni convocatoria, ni hotel, ni nada de nada"

El bulto en la nalga

"Sin embargo, en este proceso noté un bulto en la nalga y consulté en el mismo hospital donde trabajo. Faltaba más de una semana para el Mundial y el médico, al revisarlo, me dijo que me quedara porque iban a intervenirme. Cuando pasé la operación, el doctor me dejó claro que no podía entrenar ni luchar por el riesgo que suponía el contacto con la arena de una herida abierta. Tuve que coger la baja del hospital, pero pude hacer la vida cotidiana"

Siempre acudí a todo

"Quería ir al Campeonato, pero no podía en estas condiciones. Quiero aclarar que nunca he fallado a una convocatoria. Incluso me han llamado para el Día de Canarias 24 horas antes y he ido, pagándome el billete de mi bolsillo. Voy a todo por ayudar, a luchadas benéficas y a cualquier acto donde me requieran. Pensé que ese campeonato era una buena oportunidad, pero tuve que poner en la balanza mi salud y mi trabajo. Porque también el Sindicato me advirtió que no fuera a Las Palmas, porque podría aparecer por la tele estando de baja. No tenía otra posibilidad"

La foto del Heliodoro

"Cuando me operaron, intenté ponerme de nuevo en contacto con el presidente de la Federación Regional y con otras personas. Pero ya no cogieron mis llamadas. Hice saber que no tenía el permiso del cirujano. No tuve ya más noticias del Mundial salvo una llamada de un compañero que me dijo: "Vente para Las Palmas porque de lo contrario te van a arrestar dos meses. ¡Chiquito cabreo tienen!". Le contesté que le dijera a Marcelino que cogiera mis llamadas porque tenía la baja de la Seguridad Social". Me comentó también que había mucho malestar porque habían visto una foto mía en un partido del Tenerife, en el Heliodoro. Pude ir porque podía hacer vida normal, pero no deportiva. Sé que recibí críticas en la Federación por este motivo y otro parecido. Pero, ¿ésto que es?, ¿Gran Hermano?"

No creen en los documentos presentados

"No entiendo nada la sanción. Es la primera vez que me ocurre una cosa así. Me dicen que vaya al Comité Canario de Disciplina Deportiva porque no aceptan lo que he presentado sobre mi baja, con documentos de cirugía incluso. No me creen. ¿Y me inscriben por teléfono?. Porque en otras convocatorias yo he firmado documentos de compromiso, de derechos de imagen, etc ... Esta vez no firmé ningún papel y aquí estoy sancionado. Dicen que antes había un compadreo en las convocatorias pero, insisto, pongo por delante mi salud antes que nada"

El caso Medianito, la esperanza

"El caso Medianito es nuestra esperanza. Porque si aplican la sanción hasta el último extremo, perjudicarán también a mi equipo. No podría luchar en las dos primeras jornadas de la Liga Regular. Tendría que estar sancionado hasta el mes de febrero. Esto que ha pasado no es bueno para nadie, menos para la lucha canaria"