Publicidad
Publicidad

EuroLiga

Regresan los fantasmas al Arena

El motor del Gran Canaria gripa en el segundo cuarto ante un Khimki que acabó rescatando los pitos en los aficionados que aguantaron hasta el final para un doloroso 70-99

  • CBGC CRÓNICAS
  • 03/01/2019 - 22:19
Fischer, rodeado por jugadores del Khimki, no resuelve bajo el aro (C. Torres)

Juan Pedro Borrego

El Khimki sacó de la pista al Gran Canaria en el inicio de la segunda vuelta de la Euroliga. Los amarillos, tras un comienzo sobresaliente en el que fueron capaces de anotar 30 puntos, desaparecieron por completo en el segundo cuarto, superados por un gran conjunto moscovita que no dio opción alguna a los amarillos desde su defensa. A partir de entonces, el encuentro que podría haber acabado en notable victoria se convirtió en otra dolorosa derrota, compartida con el enfado de los aficionados que resisteron en las gradas hasta el final.

De tener la velocidad del rayo, el Gran Canaria pasó de inmediato a ver su motor gripado y sin visos de reparación. Como si se hubiera pasado de frenada en la primera curva del partido, los amarillos dejaron de ver la luz para enredarse en las tinieblas de un pésimo resultado que en el peor de los casos puede llevarle a contener malas vibraciones en el futuro.

A base de triples infalibles, cinco aciertos del mismo número de intentos en el primer cuarto, el equipo de Víctor García dominaba el choque en los primeros diez minutos. Sin embargo, de repente se quedó secó, sin capacidad en la pintura para resolver las defensas del Khimki; ni agilidad en los movimientos del balón para conseguir tiros liberados. Así, vio como de los 30 puntos en el primer parcial se pasaba a los pírricos seis del segundo que permitían a los rusos no sólo recuperar la desventaja de 10 que habían sufrido en el choque (24-14), sino que además se marchaban de hasta 14 con los que alcanzaban el descanso con 36-50.

Lo intentó el Gran Canaria en la continuación, pero entonces pareció el mejor Khimki, con acierto a veces sobrenatural en el triple y haciendo mella en la moral defensiva de un Gran Canaria que se llegó a ver hasta 23 puntos por detrás en el marcador (39-62). Tocados por completo, el enmudecido Arena carecía de ilusión para alentar a un equipo que se topaba una y otra vez contra la solidez de los moscovitas, que con 53-81 a ocho minutos del final empaquetaban la victoria para hacer el viaje de vuelta sabedores de que había superado a un rival en la clasificación.

Al final los pitos de las gradas acompañaron la salida de una plantilla que sigue peligrosamente navegando con mucha incertidumbre en su rendimiento, por unas u otras razones.

Ficha del partido:
70 Gran Canaria (30+6+14+20):
Oliver, Rabaseda (7), Strawberry (13), Tillie (9), Balvin (5) -equipo inicial-, Magette (4), Eriksson (14), Vene (12), Báez, Pasecniks (1), Paulí (5) y Fischer.

99 Khimki (23+27+21+26): Bost (20), Crocker (9), Zubkov (2), Jenkins (18), Thomas (9) -equipo inicial-, Green (11), Zautsev, Markovic (5), Monia (8), Gubanov (1) y Mickey (16).

Árbitros: Sasa Pukl, Carmelo Paternico y Elías Koromilas.

Incidencias: 16ª jornada de la Euroliga. Pabellón Gran Canaria Arena. 4.823 espectadores.

Galería de fotos: C. Torres

Galería de fotos

Fischer, rodeado por jugadores del Khimki, no resuelve bajo el aro (C. Torres)