Publicidad
Publicidad

71-84: El Gran Canaria sigue su peligroso coqueteo en la Liga

Los amarillos dejaron escapar al Burgos desde el salto inicial y fueron incapaz de remontar los veinte puntos de desventaja pese al buen debut de Magette en el equipo

  • CBGC CRÓNICAS
  • 30/12/2018 - 20:27
Eriksson, gran animador de una remontada que el Gran Canaria no completó (C. Torres)

Juan Pedro Borrego

Torcido nació y torcido se quedó un nuevo partido del Gran Canaria en la Liga ACB. Ante el San Pablo Burgos, ahora mismo un rival directo en la lucha por evitar puestos de descenso -¡quién lo iba a decir!-, los amarillos dejaron atrás las buenas vibraciones de su triunfo de Euroliga ante el Zalgiris y sin sensaciones positivas en el juego dejaron escapar la victoria desde el minuto uno desde el que los errores definieron su guió del choque.

Entró el Gran Canaria al partido con paso cambiado. las tres pérdidas consecutivas de las primeras acciones de ataque, su inconsistencia defensiva y el goteo de fallos ante la canasta del San Pablo le dieron alas a los burgaleses que en menos de 5 minutos ya se escapaban en el marcador con un abrumador parcial de 2-14 y provechando la sequía total de los amarillos, con un parcial de 0-8 llegar a los 15 de renta (7-20) que hacía temblar al Arena. A los amarillos no les salía anda, a los burgaleses, en cambio todo.

Debutaba Magette , quizás antes de lo esperado en el encuentro, para paulatinamente desorientar el scouting del San Pablo y permitir que los locales tomaran aire en el partido. Las luces de los anfitriones, sin embargo, tardaban en encenderse. Como un fluorescente con el cebador herido, sólo los destellos que producían sus anotaciones del perímetro hacían que surgiera un atisbo de esperanza para la que siempre tenía respuesta el cuadro foráneo, que acabaría el primer cuarto doblándole en el marcador (12-24).

Y no hay peor consejera que la prisa y en el estrés de ir a remolque en el marcador con mucha distancia de su rival, el Gran Canaria se desgarraba en los intentos acelerados e imprecisos por intentar recortar una ventaja que no hacía más que crecer y que llegó a tener rango de bochornoso con los 20 puntos del (26-46) a un minuto y medio del descanso.

Tras la vuelta de los vestuarios, los triples volvieron a dar aliento a los locales (40-50), que perdían fuelle con los fallos en las acciones bajo tablero. Por primera vez en los últimos veinticuatro minutos de juego, los de García se encontraban por debajo de los diez puntos de desventaja gracias al quinto triple consecutivo de la segunda mitad y el sexto de Eriksson en el encuentro. El alero sueco tenía la llave del choque con pleno en los cuatro lanzamientos desde el arco que realizaba en el segundo periodo hasta que el Burgos empezó a vivir de los milagros como el triple del tinerfeño Alex López sobre la bocina para poner otra vez ventaja de 13 puntos (51-64).

Para romper con la suerte visitante, Magette comenzó su pequeño recital de juego. El base de Birmingham, con siete puntos, ponía al Granca muy cerca de la remontada (65-69) a cinco minutos del final. Empezaba con él otro partido en el que los amarillos acabaron, sin embargo, como empezaron, sin acierto en el tiro y sorprendidos por el porcentaje y la suerte de un rival que le deja atrás en la clasificación.


Ficha del partido:
74 Herbalife Gran Canaria (12+20+21+21):
Oliver (5), Rabaseda (8), Strawberry (3), Báez (5), Balvin -equipo inicial-, Magette (16), Eriksson (22), Vene (2), Pasecniks (2), Paulí, Fischer (8) y Tillie (3).

81 San Pablo Burgos (24+22+18+17): Fitipaldo (8), Cancar (13), Frazier (6), Thompson (9), Lima (12) -equipo inicial-, Benite (9), Barrera (9), Huskic (5), López (8), Vega y Radoncic (2).

Árbitros: Carlos Peruga, Óscar Perea, Rubén Sánchez Mohedas.

Incidencias: 14ª jornada de la Liga ACB. Pabellón Gran Canaria Arena. 5.591 espectadores.

Galería de fotos: C. Torres

Galería de fotos

Eriksson, gran animador de una remontada que el Gran Canaria no completó (C. Torres)

Noticias relacionadas