Publicidad

La noche comenzó con goteras y acabó con pitos

  • CBGC CAMPO ATRáS
  • 22/11/2018 - 22:45

B.P.

Fue una noche complicada la vivida en el Gran Canaria Arena. Porque el trío colegial tuvo que hacer huecos para limpiar en varias ocasiones goteras producidas en la instalación de 2014, generadas por la abundante lluvia caída en la tarde del jueves en la zona de Siete Palmas. En realidad, en toda la isla.

Varios voluntarios colaboradores del club se prestaron a eliminar cuanto antes el agua sobre la superficie del parqué que ha autorizado la Euroliga para que jueguen los amarillos la competición.

Pero había secado en otras zonas de la instalación y también en el interior del recinto. Llegaban noticias de nuevas filtraciones incluso en las cabinas del Estadio de Gran Canaria.

El devenir del encuentro trajo más tarde otro tipo de inundación: la incomprensión del aficionado que acudió al recinto en bajo número (3.872), que acabó pitando un día más al cuerpo técnico del Gran Canaria en su retirada a vestuario. Perder no sienta bien, ni siquiera cuando el equipo se enfrenta a los colosos de Europa.

Fotos: C. Torres

Galería de fotos