Publicidad

Cuando el balón duerme ...

La ingeniosa vida de Eric Curbelo

El zaguero de Las Palmas Atlético queda finalista, con el equipo Pandora, en un concurso nacional que buscaba el récord guinness de velocidad de una pelota deportiva

  • GENTE CON DUENDE
  • 10/10/2018 - 13:12
Eric Curbelo muestra el prototipo en 3D de la revolucionaria cesta diseñada con el equipo Pandora (C. Torres)

Manuel Borrego

Eric Curbelo lleva en silencio una doble vida. Durante la semana se ejercita con sus compañeros de Las Palmas Atlético o compite, cuando hay partidos oficiales, en el grupo I de Segunda B. Su etapa profesional en el deporte está teñida del amarillo, muy cerca incluso ha estado ya de hacer un debut con la UD Las Palmas. Pero cuando el balón duerme, el zaguero se reúne con el otro equipo: Pandora. Son cuatro amigos que hablan de sus pasiones, que buscan el ‘big bang' de sus vidas a través de la invención, del ingenio y de la tecnología.

El equipo Pandora lo integran Víctor De Castro González, Sergio Vera Santana (ambos ya ingenieros licenciados), Alvaro Cedrés Pérez (estudia Administración y Dirección de Empresas) y Eric Curbelo de la Fe (ya en el tramo final de Ingeniera Mecánica). Los cuatro jóvenes emprendedores grancanarios acudieron la pasada semana a Madrid para presentar un proyecto en la Universidad Politécnica. Allí Pandora quedó entre los diez mejores de un total de más de 200 propuestas de toda España en un concurso que patrocinó la firma Red Bull. "El objetivo que se planteaba era un proyecto tecnológico para lograr batir el récord de velocidad de una pelota en la modalidad jai alai", informa el propio defensa satuateño.

Esa velocidad punta está establecida en 349 kilómetros por hora, en posesión de un golfista. "Y nuestra propuesta consistía en rediseñar una cesta de pelota con la que creemos se podría derribar ese récord".

En manos de Eric (foto), una reproducción en tres dimensiones de esa herramienta proyectada y su explicación a los lectores de Tinta Amarilla. "Buscamos la máxima aerodinámica posible, con menos peso y más resistencia que la cesta tradicional de mimbre. La nuestra se realizaría en fibra de carbono, no damos tanto ángulo a la cesta y mejoramos la aerodinámica con menos rozamiento al aire. El coeficiente de seguridad está calculado para que la bola pudiera alcanzar los 400 kilómetros por hora sin que rompa".

El equipo Pandora logró estar entre esa decena de proyectos que evaluó altamente el jurado del certamen, que tuvo lugar en la Facultad de Ingeniería Mecánica. Durante seis meses el cuarteto trabajó en él. "Llegaron a la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria las bases del concurso. Así nos enteramos de esta experiencia. Nos pareció atractiva. Fue un esfuerzo extra porque además de las clases y el fútbol teníamos que trabajar en él. Confiábamos en ganar el concurso de ideas; estuvimos muy cerca".

Para ello, Eric debió pedir permiso a la UD Las Palmas con objeto de estar en Madrid con tres socios y poder presentar la revolucionaria cesta. Más tarde siguió camino de Vigo, donde participó en la victoria 0-1 frente al Celta B. Su fin de semana fue completo y variado.

"Ya tenemos nuevas ideas en marcha", nos avanza el incansable Eric. "Una es de hidroponía, que es cultivar sin tierra. Es un cultivo que ahora estamos diseñando. Y yo, a nivel personal, estoy con una patente para que los coches no hagan aquaplaning".

Analiza su dualidad escenográfica: "La actividad del equipo Pandora es diferente a la de Las Palmas Atlético. Somos amigos, vamos a comer, charlar de nuestras ideas y, entre todos, se nos ocurren cosas. En fútbol ya empieza a ser mi trabajo. Disfruto de otra manera, porque hay objetivos deportivos que cumplir"

Pero el balón es el juguete en el que se ve muy realizado. "De momento disfruto mucho en los campos de fútbol. Aún estoy estudiando, acabando mi carrera. Es un esfuerzo adicional para mí, pero me congratula. Los cursos en la Universidad pueden ser matinales o vespertinos. Hay asignaturas que, dependiendo del año, no puedo asistir tanto a clase. Hay profesores que ayudan y otros que no tanto. Hay que sacar tiempo. Las prácticas son obligatorias. A veces tengo que pedir permiso para asistir"

Tiene muchas ideas en el camino Eric. Una de ellas está asociada a la palabra Eureka. "Un día inventaré algo que será útil para siempre y en muchas utilidades. Ya estoy en ello".

  • Publicidad