Publicidad
Publicidad

Vinieron, vieron y convencieron

En cuatro jornadas la UD Las Palmas ya ha generado 15 debuts de futbolistas nuevos con respecto a la pasada temporada; los tres últimos en llegar lo hicieron frente al Nástic con apenas unos días de preparación en la isla

  • EL OTRO PARTIDO
  • 08/09/2018 - 12:03
De la Bella, David Timor y Danny Blum; los tres debutantes este viernes frente al Gimnastic de Tarragona (C. Torres)

Manuel Borrego

Nunca antes, salvo en su fundación en 1949, la UD Las Palmas había tenido tantas caras nuevas en su plantilla en el tránsito de una campaña a otra. Por eso el siguiente dato es muy llamativo, en ese cambio radical que ha emprendido el club amarillo en el intento de volverse a posicionar como equipo de Primera División: En los primeros cuatro partidos se han producido 14 debuts de nuevos jugadores en la historia del club. Y, a ellos, hay que añadir el retorno del inspirado killer Rubén Castro.

Raúl Fernández, Alvaro Lemos, Cala, Mantovani, Rivera, Maikel Mesa, Galarreta, Fidel, Sacko, Mir, Pekhart ... pero ya resulta tremendamente llamativo que los tres últimos en llegar, cuando ya el mercado de jugadores entró en su última semana, se colaron este viernes en el estadio de Gran Canaria para firmar sus minutos de estreno.

De la Bella y David Timor fueron titulares con apenas unos entrenamientos a las órdenes de Manolo Jiménez, precisamente relevando ambos en posiciones naturales de los gemelos Dani y Javi Castellano. Y el germano Blum, que se incorporó al viaje a Zaragoza, por fin acumuló sus primeros minutos en la Liga española.

Vinieron, vieron y convencieron podría rezar el epígrafe de lo ocurrido en estos debuts que Manolo Jiménez no titubeó en aplicar a un equipo que está todavía con mucho margen de mejora.

De la Bella saltó al estadio de Gran Canaria con absoluta normalidad, casi como si conociera sus hoyos y todos los recodos del recinto. Ya contamos que ese escenario fue el de su estreno como futbolista de la Real Sociedad. Y en su presentación como amarillo mostró oficio. Subió la banda, se coló hasta la línea de fondo en un par de ocasiones, remató al poste aunque en fuera de juego y, sobre todo, mantuvo firme su posición por un extremo donde la UD no sintió el aliento del Nástic.

David Timor, por su parte, también en la foto inicial de la jornada. El partido que firmó el centrocampista procedente del Girona tiene en sí una síntesis de su comportamiento: a los 12 minutos recibió la primera tarjeta porque había que cortar en el centro del campo una peligrosa iniciativa visitante. Y desde los primeros minutos ya estaba participando en el primer balón de ataque y en los disparos desde fuera del área. Para completar su labor le llegó el premio de gol donde se combina su osadía y el azar que, por el camino, desvió el cuero para despistar al meta Bernabé.

Para ver a Danny Blum hubo que esperar a los últimos minutos; pocos en realidad para un futbolista que quiere mostrar su avalado fútbol de habilidades y buena pierna izquierda.

Los tres, como el resto del equipo, se llevaron a casa la gracia del aficionado que sintió que aire fresco, y en abundancia, ha llegado al estadio de Gran Canaria. Y no son sólo los habituales vientos alisios, porque precede de muchas direcciones. A Jiménez le toca seguir coordinándolos de forma acertada para seguir empujando la nave a puerto.